CLAUDIA SHEINBAUM

Claudia Sheinbaum envía propuesta nueva ley para publicidad exterior al Congreso

Las autoridades capitalinas buscan regular los anuncios en la vía pública

NACIONAL

·
Se prevén multas a los infractores

El Gobierno de la Ciudad de México busca prohibir los medios publicitarios en azoteas; los mensaje adheridos al piso; colocados con lonas en fachadas, así como el uso de drones para difundir publicidad.

Además de los autos conocidos como unipolares; aquellos instalados, adheridos o pintados en elementos arquitectónicos de las edificaciones tales como ventanas, ventanales, fachada de cristal y puertas; aquellos que difundan mensajes sexistas o promuevan la violencia de género.

Las faltas por colocar este tipo de publicidad irían de los 89 mil 620 a los 716 mil 960 pesos.  Así lo determinó la  jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum en la iniciativa que envió al Congreso de la Ciudad de México para expedir la nueva ley de publicidad exterior de la capital, la cual tiene como propósito atender ocho ejes principales. 

Las acciones a atender son: el mejoramiento del paisaje urbano y natural; determinación clara y precisa de los medios publicitarios permitidos y prohibidos; prevención de riesgos derivados de la instalación y permanencia de medios publicitarios; especificación de trámites y delimitación de competencias; cambios en la integración y funcionamiento del ahora Consejo de Publicidad Exterior; difusión y transparencia, a través de una plataforma de los medios publicitarios autorizados; digitalización de trámites y procedimientos; y transición a una nueva política de publicidad exterior en beneficio de la ciudad. 

“Una parte de la instalación de publicidad exterior en la ciudad se ha llevado a cabo de forma irregular provocando, entre otras problemáticas, la saturación del paisaje urbano como resultado de la colocación indiscriminada de medios publicitarios”, señaló.
No obstante, también da nuevas modalidades que on más seguras e innovadoras como: publicidad en bajo-puentes, pasos a desnivel y túneles; carteleras publicitarias en muros ciegos de planta baja; en las de protección para el arreglo y mantenimiento de fachadas; en mobiliario urbano con publicidad integrada (MUPIs); proyección óptica, digital, virtual y de nuevas tecnologías (iluminación sobre fachadas). 

Las personas físicas y morales que instalen elementos publicitarios tendrán la obligación de remitir a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, al Instituto para la Seguridad de las Construcciones y a las alcaldías, los informes respecto a las actividades de mantenimiento físico y estructural de los medios publicitarios, los cuales deberán ser avalados por un Director Responsable de Obra y un corresponsable en Seguridad Estructural. 

Dependiendo el tipo de permiso que se requiera será la alcaldía, la Seduvi o la Secretaría de movilidad quien otorgue esto; mientras que en los Permisos Administrativos Temporales Revocables serán otorgados por la Secretaría de Administración y Finanzas. 

El Instituto de Verificación Administrativa realizará las verificaciones correspondientes y las alcaldías, ordenarán las visitas de verificación administrativa, así como la imposición de medidas cautelares o las sanciones correspondientes. 

Habrá un Consejo Consultivo de Publicidad Exterior, el cual solo será de carácter consultivo y de asesoría a la Secretaría. 
También se creará la plataforma digital de publicidad exterior, que contendrá el registro de trámites en materia de publicidad y el padrón de publicistas. 

Quienes tengan anuncios prohibidos tendrán un año para retirarlos y presentar sus propuestas de cambio de modalidad o de reubicación con el respectivo cronograma de retiro. 

“Este proyecto de ley reconoce que la publicidad exterior es una actividad que fomenta el desarrollo económico de la ciudad, cuyo impacto debe ser armónico con el paisaje urbano y que su instalación y permanencia de ninguna manera debe representar un riesgo a la integridad física y patrimonial”, explicó. 

Esta nueva ley consta de 73 artículos y 10 transitorios, y fue turnado a la comisión de desarrollo e infraestructura urbana y vivienda para su análisis y dictaminación.