NUBE DE POLVO DEL SAHARA

Nube de polvo del Sahara ya está en México; así debes cuidarte de ella

Las autoridades prevén que la nube de polvo proveniente del Sahara no cause problemas.

Si no tomas precauciones, puede afectar tu salud. Foto: Especial.
Escrito en NACIONAL el

Una nube de polvo del Sahara arribó a la Península de Yucatán y se prevé que se extienda a los estados del Golfo de México, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional. Este evento empezó ayer (21 de julio) y se prevé que se disipe hasta el 25 del mismo mes. También Campeche, Quintana Roo y Yucatán sufrirán por este fenómeno; mientras que en Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, la concentración será menor.   

Esto suele ocurrir con frecuencia entre los meses de julio y agosto, pero puede ocasionar molestias en personas con enfermedades respiratorias crónicas, asma y alergias; cuando las concentraciones son muy altas, puede generar malestares a mujeres embarazadas, adultos mayores, niñas y niños, por lo que las autoridades exhortan a la población a extremar precauciones. 

¿Qué se puede hacer para no verse afectado por el polvo del Sahara?  

Los Servicios Estatales de Salud de Quintana Roo difundieron unas recomendaciones para que las personas no tengan molestias o vean su condición física agravada ante la presencia de tal componente en el aire, entre las que se encuentran: 

  • En caso de ser necesario, cubrir la boca con un pañuelo húmedo. 
  • Lavarse los ojos con agua sólo ante la sensación de irritación. 
  • Cubrir las fuentes de agua como pozos, tinacos, albercas, etc. 
  • Humedecer el piso antes de barrer, para evitar esparcir el polvo.

Y es que los expertos han determinado que el polvo del desierto no sólo contiene arena, sino también compuestos químicos y biológicos, así como ácaros que no pueden causar problemas en las personas más sensibles. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que este fenómeno se relaciona con la aparición de gripes persistentes y alergias entre la población. 

En lo que respecta a la cuestión meteorológica, la nube del Sahara suele causar vientos intensos, disminución de las lluvias, aumento en la temperatura, un freno a la actividad ciclónica y atardeceres naranjas o rojizos.

msb