Respetan la sana distancia en las elecciones

Cubrebocas y gel antibacterial, protagonistas en las urnas. la petición constante fue evitar concentraciones

Respetan la sana distancia en las elecciones
PROTOCOLO. Los electores eran recibidos en los centros de votación con sanitizante. Foto: Guillermo O´Gam

Más recurrente que la pluma y la tinta indeleble, el cubrebocas y el gel antibacterial fueron protagonistas en las casillas de votación. 

Los comicios más grandes de México se vivieron en plena pandemia de COVID-19 y por ello, el sanitizante dio la ‘bienvenida’ a los votantes, quienes llegaron con cubrebocas y caretas, además de respetar la “sana distancia”.

Escuelas, casonas, vecindades, estacionamientos o domicilios particulares abrieron sus puertas para recibir las urnas y a los votantes, en unos comicios donde el INE invirtió más 115.5 millones de pesos en insumos sanitarios.

Cada voto se emite en sus contextos. En la calle de Ignacio Comonfort 46, en la Lagunilla, la casilla se instaló en la Casa de Cultura, entre el fragor del tianguis dominical, donde el aroma de perfumes, comida o gel antibacterial se entremezclan, como también lo hacen el sonido de cumbia, salsa o ska.

“Sólo pasan de dos en dos, por favor”, informaban a los ciudadanos, pues al ser un lugar cerrado las medidas de salubridad no permitían atender a más personas. 

María Alejandra de Jesús, de 80 años, bajó la lona azul de su puesto, se puso el cubrebocas e hizo una pausa a su vendimia. La mujer triqui sacó su INE y pidió a sus vecinas que la acompañaran a la casilla 4850, en el Centro de la CDMX. “Si uno no va a votar, nos quitan nuestros derechos”, dice en su lengua materna, al regresar a la banqueta de Luis Moya para reabrir el puesto.

En la colonia Guerrero, los votantes vieron pedalear a los paseantes en el Ciclotón, mientras la fila se aglomeraba con electores que asistieron con niños, sin derecho a voto, pero con riesgo de contagio.

Mientras en la Colonia Juárez, la Escuela Primaria Víctor María Flores recibió en su patio las urnas y antes de las medidas sanitizantes, en su fachada se plasmó el letrero: “La utilización de este centro escolar en eventos cívicos no implica compromiso político, ni beneficio para partido político alguno”.

La constante petición en las casillas fue: votar y regresar a casa, para evitar conglomeraciones y contagios.

Por Katya López Cedillo

PAL


Compartir