Nacen lobos mexicanos en zoológico de la CDMX; están extintos en el medio salvaje

Aún no se conoce el sexo de las crías; cuando eso suceda, las autoridades lanzarán una convocatoria para nombrarlos.

Nacen lobos mexicanos en zoológico de la CDMX; están extintos en el medio salvaje
son muy tiernos. Foto: Especial.

El Lobo Mexicano, una especie endémica de nuestro país y muy hermosa, fue declarado en peligro de extinción en vida salvaje a finales del siglo XX, pero la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA) dio a conocer que el pasado 24 de abril nacieron cinco crías nacieron en el zoológico de Chapultepec, ubicado en la alcaldía Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México.

Los Canis lupus baileyi son considerados como extintos en el medio salvaje, luego de ser perseguidos y cazados, por lo que varios zoológicos de México y de Estados Unidos buscan la conservación de esta subespecie del lobo gris.

Los cinco cachorros son hijos de ‘Seje’, una hembra de nueve años de edad, y ‘Rhi’, un macho de siete años de edad, quienes en mayo del 2019 tuvieron una camada de seis cachorros, cinco hembras y un macho: Akbal, Aruma, Kilay, Seti, Hasen y Soona. La Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México dio a conocer en un comunicado que en las próximas semanas el equipo de veterinarios y cuidadores del zoológico les realizarán los primeros exámenes físicos a las crías de lobo.

Con esas pruebas se buscará conocer el género de los pequeños animalitos, así como su estado de salud y se le aplicarán sus primeras vacunas. Los pequeños lobos mexicanos, así como la relación entre madre e hijos y las tiernas peleas entre las crías, se han podido observar gracias a unas grabaciones.

"A través del sistema de monitoreo de circuito cerrado se ha observado el comportamiento de la madre y sus crías y desde hace algunos días salen de su madriguera por periodos cortos de tiempo; sin embargo ‘Seje’ continúa amamantando a sus crías", explicó la SEDEMA.

Luego de 75 días de gestación, las crías de lobo nacen siendo ciegas y sordas, por lo que pasan gran parte de sus primeros meses en su madriguera con cortas salidas al exterior que se alargan conforme van adquiriendo más habilidades y agudeza. Los cachorros siguen siendo amamantados y aún no tienen nombre, por lo que probablemente, cuando se conozca el género de los cachorros, la SEDEMA lance una convocatoria para nombrarlos.

msb


Compartir