“La casa de los perros” en Guadalajara ahora es el Museo de Periodismo y Artes Gráficas; conoce la historia

En el lugar se encontraba la primera imprenta y según las personas por las noches suceden cosas extrañas

“La casa de los perros” en Guadalajara ahora es el Museo de Periodismo y Artes Gráficas; conoce la historia
Su construcción se estima que fue en el año 1896. Especial

En la calle Alcalde, número 255,  entre San Felipe y Reforma en Guadalajara, Jalisco, se encuentra “La casa de los perros”, conocida también como el Museo del Periodismo y Artes Gráficas.

El inmueble se estima fue construido en el año 1896, fue una obra a cabro del arquitecto Arnulfo Villaseñor Carrillo para el propietario original que fue Don Jesús Flores Arreola.

Antes de fuera construida la casa,  en el lugar se encontraba la primera imprenta formal de la Nueva Galicia, en 1792, establecida por don Mariano Valdez Téllez Girón al serle concedida la licencia de la Real Audiencia para establecerla.

En 1810 en la imprenta se publicó el primer periódico por los insurgentes durante la guerra de la Independencia de México, se llamó “El Despertador Americano. Correo Político Económico de Guadalajara”, se imprimieron siete números desde el 20 de diciembre de 1810 al 17 de enero de 1811, con un tiraje cada uno de 2,000 ejemplares y con valor de 2 reales.

Don Jesús Flores Arreola, fue un rico empresario tequilero, dueño de varias haciendas, cuando adquirió la finca, estaba casado con María Tomasa del Refugio Martínez y Montoya, de quien quedó viudo en 1887. Después contrajo segundas nupcias con la señorita María Ana González-Rubio de la Torre, gracias a quien existe este edificio como se conoce actualmente.

A petición de su nueva esposa la casa se remodeló y amplió fue ahí donde entró el conocimiento de Arnulfo Villaseñor, quien extendió las proporciones clásicas de la planta baja, de un estilo sobrio, dórico, mientras que en la alta, las columnas son de un estilo compuesto, que es la combinación de los estilos jónico y corintio. El elemento que más llama la atención, son las estatuas de dos perros pointer que se ordenaron a la J. L. Mott Iron Works de Nueva York, vigilando hacia el norte y sur desde lo alto de la casa. Esta fundición Neoyorquina es la misma que se encargó de fundir los espectaculares faroles en el exterior del Teatro Juárez de la ciudad de Guanajuato en 1907.

El empresario murió un año después de que la casa quedará terminada, pero Ana se casó después con don José Cuervo Labastida, quien administraba las propiedades del difunto esposo de doña Ana, y dueño del conocido tequila “José Cuervo”.

Actualmente la casa alberga el Museo del Periodismo, que cuanta la historia de la primera imprenta y de los primeros medios de comunicación, aunque las leyendas mencionan que por las noches hay espíritus que rondan las habitaciones e incluso que los perros de arriba, se desplazan en las madrugadas.

Los perros son un atractivo del lugar. Foto: especial 

GB 


Compartir