METRO

Metro pierde 508 millones tras cierre de seis líneas y pandemia de Covid-19

Equivale a 41 por ciento de ingresos por venta de boletos, recargas y tarjetas

Se tenía estimada una recaudación de más de mil 262 millones
Escrito en NACIONAL el

El cierre de seis líneas del Metro, consecuencia del incendio en la subestación Buen Tono y la emergencia sanitaria por COVID-19, representó una pérdida de 41 por ciento de los ingresos por venta de boletos, recargas y tarjetas.  

A través de una solicitud de información elaborada por El Heraldo de México, el Sistema de Transporte Colectivo informó que, de enero a marzo de 2021, dejó de percibir 508 millones 566 mil 38.90 pesos.  

De acuerdo con los datos del Congreso de la Ciudad de México, este organismo debía registrar ingresos —durante estos tres meses—  por mil 262 millones 699 mil 978 pesos.  

No obstante, el Metro solamente recaudó 59 por ciento de este total, lo que equivale a cerca de 754 millones 133 mil 939.10 pesos.  

El pasado 9 de enero se quemó la subestación eléctrica, conocida como Buen Tono, ubicada en la calle de Delicias 67, en el Centro Histórico, consecuencia de un corto circuito, lo cual dejó una persona fallecida y más de 30 intoxicadas con humo.  

Por este accidente se suspendió el servicio en las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del sistema; las cuales reabrieron de manera escalonada tras el accidente. 

Según el documento entregado por las autoridades, en enero los ingresos fueron de 193 millones 241 mil 374.40 pesos y lo programado era de 386 millones 297 mil 848 pesos, es decir, hubo una variación de 193 millones 56 mil 473.60 pesos.  

En tanto, en febrero mejoraron los ingresos, pero no lo suficiente, pues de los 414 millones 900 mil 898 pesos sólo obtuvieron 246 millones 197 mil 815.86 pesos, poco más de la mitad.  

Finalmente, para el mes de marzo se registraron 314 millones 694 mil 748.84 pesos de los 461 millones 501 mil 232 pesos; es decir, quedaron a 146 millones 806 mil 483.16 pesos de la meta programada por el órgano legislativo.   

Por Cinthya Stettin

dza