Quintana Roo destinó 904 millones de pesos para salvar vidas durante la pandemia, asegura gobernador

El gobierno inyectó el capital necesario para atender la pandemia

Quintana Roo destinó 904 millones de pesos para salvar vidas durante la pandemia, asegura gobernador
SIN OBSTÁCULOS. Las autoridades locales buscan evitar los contagios de coronavirus

Carlos Joaquín, gobernador de Quintana Roo, dio a conocer que su administración invirtió 904 millones de pesos para mejorar los servicios de salud que sirvieron para atender a las personas que se contagiaron de coronavirus en la entidad. 

De acuerdo con el líder local, la infraestructura de las clínicas del estado recibió una inyección de capital, y además se compraron insumos médicos, ambulancias y equipo necesario para atender todo tipo de emergencias. 

La Secretaría Estatal de Salud, que dirige Alejandra Aguirre Crespo, se encargó de comprar más medicamento, adquirir protección personal para los trabajadores y además de modernizar los equipos con los que se atiende a la población. En total, destacó la dependencia, se adquirieron dos millones y medio de unidades de protección.

Además de esto, se reconvirtieron los espacios hospitalarios para poder dar atención contra el coronavirus a la población. Estos puntos recibieron equipo especializado para que los pacientes pudieran contar con camillas rígidas con sistema de sujeción, carros camillas, gancho porta suero dobles, tanque de oxígeno fijo y portátil.

Mejoraron la atención

Asimismo, set básico de parto, insumo de primeros auxilios, RPBI caja roja rígida, bolsas roja y amarilla. Sábana de quemados y sábana térmica, y guía para identificar materiales peligrosos.

Las inmediaciones del Hospital General de Cancún sirvieron para atender a los pacientes con esta enfermedad. Una fue de 50 camas para pacientes hospitalizados. Otra más de 90 camas para pacientes ambulatorios y otra más de 92 camas, también para pacientes ambulatorios, y en ellas se han atendido a mil 834 pacientes ambulatorios, 321 pacientes hospitalizados y 138 pacientes en terapia intensiva.

El gobierno del estado reconoció que antes de la pandemia se contaba con 85 ventiladores que servían para atender a personas con alguna condición que hiciera necesario el uso de este aparato. 

La disponibilidad de espacios, equipo y personal médico permitió a las familias de escasos recursos o sin seguridad social en salud, y que hayan tenido un paciente enfermo, recibir servicios de alta especialidad sin poner en riesgo su patrimonio, toda vez que el costo promedio por día en la terapia intensiva en hospitales privados es de alrededor de 100 mil pesos, mientras que en los Servicios de Salud la atención es gratuita.

El gobierno de Carlos Joaquín también fortaleció el sistema de diagnóstico. En una primera etapa lo hizo a través del Laboratorio Estatal de Salud Pública y la Red de laboratorios clínico automatizados mediante la adquisición de reactivos PCR para la realización de pruebas.

 


Compartir