FEMINICIDIO

Desapareció tras abordar un taxi de Toluca y encontraron su cuerpo a la orilla del río; Brenda tenía 21 años

La familia de Brenda reclama que las autoridades ya dieron “carpetazo” al caso de la joven; argumentan que no hacen nada en busca de justicia

NACIONAL

·
Brenda Cruz García tenía 21 años.

Por más de cuatro días la buscaron mañana, tarde y noche. Su familia, y todos los vecinos de la comunidad “El Capulín” en Amanalco, Estado de México; se reunían en grupos para la búsqueda, recorrían el campo, los cultivos, el monte, las calles y la carretera… algunos se quedaban en casa a preparar comida para alimentar a quienes regresaban, sin éxito, de localizar a Brenda Cruz García.

Brenda era una joven de 21 años, carismática, amable, alegre, tranquila, trabajadora, que gozaba bailar como nadie y a quien le gustaba la música grupera y el grupo Bronco. Quienes más la querían la apodaban “La China” porque tenía el pelo rizado. “Era una chica muy humilde, tenía un carácter muy dulce”, así la describe Jessica Cruz, su prima.

Escucha aquí la historia de Brenda Cruz

La joven desapareció el 14 de julio de 2019 cuando salía de la casa de sus papás en “El Capulín”, para trasladarse a Toluca, en donde vivía junto con su hermana mayor, pues trabajaba -desde hace un año- en una fábrica de artículos de limpieza en el corredor industrial de Santa Ana Tlapaltitlán, y los fines de semana viajaba en camión alrededor de 70 kilómetros para ver a su familia; estar con ellos era lo que más disfrutaba.

Aquel domingo, Brenda, la segunda de tres hermanos, desayunó y avisó que se iría pronto a Toluca pues quedó de verse con su novio en la terminal de camiones. Se despidió de su mamá y su hermana que se fueron temprano a hacer el mandado en Amanalco, su papá fue el único que la vio partir.

Brenda tomó un taxi

De camino a tomar su transporte, Brenda le avisó a una de sus amigas que ya iba rumbo a su destino con un mensaje y una selfie que envió por WhatsApp, luego abordó un taxi, pero ella no solía trasladarse en taxis, casi siempre optaba por viajar en camión. Su familia supone que tomó aquel vehículo de transporte público color blanco con verde, sin placas y vidrios polarizados, porque se le había hecho tarde para llegar a Toluca y así llegaría más rápido.

“Pasó un taxi de esos de los de Toluca y se subió. Y desde ahí ya no se supo nada de ella, desde que se subió en el taxi”, compartió Jessica.

Pasaron las horas sin saber de Brenda, quien siempre avisaba cuando llegaba a su destino. Fue su novio quien le notificó a su familia que no había llegado a la Terminal de Toluca y que no contestaba su teléfono, sólo había recibido un mensaje de texto que decía “Ya voy en camino, ahorita que llegue te marco”, escrito con faltas de ortografía, pero “La China” no escribía así, esto levantó las alarmas. Su última conexión en WhatsApp fue a las 14:10, posterior a esa hora, su celular mandaba a buzón.

Feminicidios en México

Al no saber noticias de la joven de 21 años, su familia publicó su fotografía por todas las redes sociales con el hashtag “Hasta encontrarte Brenda Cruz García”, que fue compartida cientos de veces por conocidos y desconocidos. Se organizaron búsquedas por toda la comunidad y sus alrededores, la recorrieron toda; incluso la buscaron en los hospitales cercanos por si “La China” había sufrido un accidente, pero no había rastro de ella.

Más de cuatro días sin saber de Brenda

Sus familiares fueron a levantar la denuncia ante la Fiscalía y días después se publicó la alerta de desaparición en el boletín de urgencia con las características de la joven: Estatura: 1.65 metros. Cabello: Castaño largo rizado. Tez: Morena clara. Ojos: Grandes, café oscuro. Vestimenta: Pantalón de mezclilla azul, blusa de flores color vino con negro y chamarra de vinipiel azul. Así como cualquier otro rasgo que ayudara a identificarla.

La búsqueda de Brenda de 21 años continuaba al paso de los días mientras que el apoyo de las autoridades era casi nulo. Entre papeleo, oficios y procesos burocráticos que traían a los Cruz García de un lado al otro, los federales por fin llegaron con perros a buscarla, cuatro días después de su desaparición, pero no ayudaron en mucho y se marcharon a las pocas horas de haber arribado. 

Desde el primer momento, los familiares de Brenda reclamaron la indiferencia y falta de seriedad por parte de las autoridades.

El 18 de julio por la tarde, a cuatro días de la desaparición de la joven, dos niños vieron un cuerpo a la orilla del río, mientras pastaban a sus animales; era Brenda... A “La China” la encontraron envuelta en bolsas de plástico y cobijas, atada con una manguera, con los pies sumergidos en el río y el resto de ella sobre las plantas. La ubicaron en una zona llamada Loma Blanca, a 20 minutos de donde tomó el taxi.

Su familia y los vecinos de la comunidad “El Capulín”, se trasladaron hasta donde estaba el cuerpo sin poder hacer nada hasta que la Fiscalía llegara. Se hizo de noche y la lluvia no cesaba, el río estaba creciendo y el caudal a punto de llevarse a la joven quien llevaba 27 horas fallecida.

“Estaba irreconocible”

Las autoridades tardaron en levantar el cuerpo de “La China”, por lo que la pudieron identificar en el SEMEFO de Toluca hasta la mañana del día siguiente. Fueron su hermana y su papá quienes entraron a reconocerla y lo hicieron gracias a un lunar que tenía en el cuello, una marca en la espalda y a la ropa que traía puesta el día que desapareció, porque su cara estaba irreconocible. A Brenda la asesinaron de fuertes golpes en la cabeza. Causa de muerte: trauma craneoencefálico severo.

“Prácticamente por esas marcas fue como la reconocimos porque su cara estaba irreconocible”, narra Jessica.

La familia Cruz García veló a Brenda durante tres días con muchísima gente presente; se hablaba de aproximadamente mil 500 personas que acudieron a despedir a “La China”, aquella joven trabajadora y alegre que disfrutaba inmensamente bailar y estar con su familia.

Hay omisiones y contradicciones en el caso de Brenda. La Fiscalía omitió detalles de su feminicidio, añadió datos erróneos y pasó por alto otros. Se dijo que supuestamente fue violada por tres hombres pues en su cuerpo encontraron semen, pero en la necropsia no salió nada; además, el agua del río borró las huellas de evidencia en el cuerpo de la joven.

¿Quién mató a Brenda?

Se dice que a Brenda Cruz García la mató el taxista que conducía el vehículo que abordó. Entre familiares y vecinos se ha dicho que él no iba por ella, sino por otra persona, pero se equivocó. Las autoridades aseguran que no saben quién es él o los feminicidas y no tienen nada que los pueda llevar a buscar justicia por la joven; pero es porque no quieren, afirma Jessica Cruz, pues la familia sí tiene información y nombres, pero sin el apoyo de las autoridades no pueden hacer nada.

Han ido a ver qué avances hay y pues resulta que no hay avances, que no hay nada y no han visto nada. Aparentemente trabajan, pero no, y mucho menos van a trabajar con 10 feminicidios diarios”.

Brenda es uno de los 241 feminicidios registrados en julio del 2019, es uno de los 2 mil 879 casos registrados aquel año en México, considerado uno de los más violentos en cuestiones de género en la historia reciente, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

A casi dos años del feminicidio de “La China”, los Cruz García se sienten olvidados por las autoridades, intuyen que ya dieron carpetazo al caso de su querida Brenda; sólo les proporcionaron un botón de pánico que los “protege” de quién mató a la joven de 21 años, humilde y de carácter dulce.

Ésta fue la última foto que se tomó Brenda; la envió por WhatsApp el día que desapareció.

Por: María José Serrano Carbajal 

Edición: Paola Sánchez Castro

Diseño: Ana Navarro e Ingrid Almaraz

Conoce más casos de feminicidio en Que Nadie Nos Olvide