8M: En el rodeo las barrileras son muy respetadas

Gabriela Schnierle es jinete desde los cuatro años, ha participado en importantes torneos, es mamá de dos niñas y maestra de barrileras

8M: En el rodeo las barrileras son muy respetadas
El momento de las barrileras es el más esperado en el rodeo. @gabii.schnierle

La figura femenina en el rodeo ha desencadenado infinidad de opiniones siendo de carácter positivo las que predominan, una mujer en el rodeo es símbolo de fuerza, de belleza y de adrenalina.

Gabriela Schnierle es originaria de Sonora, empezó a montar a los 4 años, su abuelo le presentó el mundo de los caballos y desde ese momento ha experimentado no solo como jinete, si no como barrilera, una práctica en las que se realiza un trébol con barriles y se compite para lograr el menor tiempo posible.

“Mi tata tenía ponis y se los prestaba al rodeo, empecé barrileando en poni y después me pase a caballo, mis papás ni eran de rodeo, los que sí, eran mi abuelo y una de mis tías, ella era de las mejores de Sonora”, contó a El Heraldo de México.

La inquietud por practicar de manera profesional el deporte hizo que Gabriela trabajara para adquirir lo necesario y subirse a caballo. “Me compré una montura, me compré una yegua, empecé a trabajar para poder realizar esta práctica, me tumbo como tres veces, todos los caballos que he tenido los he entrenado yo y los hago barrileros”, destacó.

La barrilera es una mujer casada y mamá de dos niñas, pero esto no ha impedido que siga presente.  “Ya soy mamá, tengo dos hijas, ya me casé, pero sigo participando, cuando estoy embarazada dejo de montar, pero siempre estoy ahí, si no estoy participando estoy apoyando a mis alumnas y compañeras”, dijo

Gabriela participa en la categoría libre, expresó que el ser barrilera le ha traído grandes satisfacciones, entre ellas participar en la Federación Mexicana de Rodeo, donde ha cometido en tres ocasiones.

“Ahora estoy preparando un caballo nuevo, la última competencia fuerte que tuve fue en 2018, fui al nacional, era la tercera vez que iba, en mi categoría eran más de 150 barrileras y quedé en octavo lugar”, mencionó con emoción.

Una mujer en el rodeo logra la admiración de quien observa su técnica y tenacidad, en este deporte las jinetes son muy respetadas pues se conoce el esfuerzo y el trabajo que se debe de realizar no solo personal sino en equipo con el animal.

“Por fracciones de segundo puede que una barrilera gane o no, la que menos tiempo hace es la que gana, por milésimas de segundo, se ve fácil, pero llegar al tiempo menor es super difícil, tiene mucho que ver el clic que hagas con tu caballo, es muy difícil encontrar a uno perfecto, tienes que trabajar con presión, son muchas cosas, las que tienes que lograr en el rodeo, no nada más es subir y darle, he tomado muchos cursos en clínicas”, describió.

La deportista manifestó que en el rodeo cuando llega el momento de las barrileras todos prestan atención, la audiencia se enfoca en admirar el poder de la mujer arriba del caballo. “Yo creo que es el momento de más adrenalina, ver a una mujer correr a todo lo que da le encanta a la gente, hay muchas mujeres que lazan también”, dijo.

Junto a María José Salgado, Gabriela creó Sasch escuela de barriles en la motiva a sus alumnas ser las mejores y a lograr lo que se propongan en diversas categorías. . “Es un deporte muy bonito, que te da un contacto directo con la naturaleza, el estar arriba de un caballo es un momento de relajación, cuando lo hago siento que tiro todo mi estrés”, finalizó.

Se tiene que trabajar con el caballo. Foto: gabii.schnierle

 

GB 

Por Gladis Balbastro 

 

 


Compartir