EVENTO VIRTUAL

Oficinas Familiares: clave de la economía en tiempos Covid-19

La pandemia ha representado un reto para incrementar la rentabilidad de cualquier negocio o empresa

NACIONAL

·
Foto: Especial

Ante el reto que representa mantener e incrementar la rentabilidad de cualquier unidad de negocio o empresa, en medio de la crisis derivada por la pandemia, el concepto “Oficina Familiar” adquiere un valor intangible en la actualidad, tras enfrentar la parte más intensa de los contagios por Covid-19.

 Así lo planteó el especialista Rodrigo Besoy Sánchez, durante la conferencia virtual “Oficinas Familiares: el reto tras el coronavirus”.

Una Oficina Familiar es un centro de servicios que coordina los requerimientos de la familia, cómo pueden ser: la gestión de sus inversiones, planificación patrimonial, seguros, planificación fiscal y presentación de declaraciones de impuestos, servicios legales, manejo de trabajadores para la familia, actividades de filantropía y seguridad. 

Besoy Sánchez sostuvo que aplicada de manera óptima, la Oficina Familiar es un catalizador de la recuperación económica, acelerada para el sector empresarial que representan las organizaciones familiares.  

El especialista explicó que dado que las tendencias apuntan a la digitalización como herramienta para encontrar mayores oportunidades y ventajas competitivas en una potencial era post Covid, las Oficinas Familiares deberán encontrar una homogenización con tendencias tecnológicas, que hasta hace algunos años se veían lejanas, como por ejemplo el uso de Big data y la ciberseguridad.  

“El uso de herramientas dentro de las empresas familiares va desde la fidelización de los clientes hasta generar un panorama claro de riesgos y oportunidades al buscar hacer inversiones, ello sin mencionar la reinvención de productos de acuerdo a los análisis de mercado más precisos; todo ello derivando finalmente en la facilitación de la toma de decisiones" señaló. 

Precisó que la Oficina Familiar ha mostrado resistencia en apostar por tendencias tecnológicas, muchas veces bajo el argumento de que “las cosas siempre se han realizado de la misma forma”; sin embargo, en la actualidad no se trata solo de invertir para estar alineado con las tendencias, la adopción de herramientas tecnológicas yace en potenciar la rentabilidad luego de las devastadoras consecuencias de la pandemia.  

De igual manera, el especialista en temas de inversión compartió que los riesgos que se corren a nivel estructural-empresarial al desdeñar la adopción de herramientas tecnológicas en la Oficina Familiar pueden ir desde afectaciones en la retribución familiar, fractura en las cadenas de suministro y sobre todo, la escasez de rentabilidad.  

“Coincido en que está en marcha la transformación tecnológica, la era digital la estamos viviendo, y seguramente las futuras generaciones no entenderán cómo fue adoptar dicha cultura, pero para que existan esas nuevas generaciones empresariales, debemos pensar en las Oficinas Familiares como pilares de conexión y tránsito para preservar el legado de generaciones anteriores, al tiempo que se encumbren métodos efectivos para sobreponerse de los efectos negativos de una pandemia sin precedentes”, expuso. 

El espectro de servicios ofrecidos por la Oficina Familiar varía considerablemente, y depende tanto del tamaño de la familia como de su grado de interés en torno a una gestión financiera colectiva. 

Algunas familias contratan a profesionales especializados para designarlos como gerentes de la Oficina Familiar, mientras que otras optan por subcontratar (tercerizar) varios de estos servicios y utilizan la figura de una pequeña Oficina Familiar para vigilar y coordinar estas tareas.

Por Redacción