Sonora ¿Qué hacer y qué ver en sus pueblos mágicos?

El ambiente desértico y la arquitectura colonial tienen un lugar privilegiado en el estado

Sonora ¿Qué hacer y qué ver en sus pueblos mágicos?
Pueblo Mágico de Álamos, Sonora. Foto: Sectur

Cuando hablamos de Sonora de inmediato nos viene a la mente un ambiente enigmático, debido en gran parte a sus playas hermosas y su clima árido. Sin embargo, el estado cuenta con dos joyas enclavadas en su territorio que ostentan la distinción de pueblos mágicos ¿quieres conocerlos?

Álamos

Álamos o también conocida como “La ciudad de los Portales”, se encuentra ubicada en los límites fronterizos con Sinaloa y Chihuahua, su encanto radica en la arquitectura colonial, resultado de la fusión entre el barroco español y el legado de los pueblos originarios.

Su principal actividad económica que le dio auge en el pasado, fue la minería, gracias a la explotación de la veta de La Europea al pie de la Sierra de Álamos.

Alamos_Sonora

El sitio fue fundado el 8 de diciembre de 1685 y fue construido por arquitectos andaluces; entre sus principales atractivos destacan la Plaza de Armas, sitio en el que se encuentra un kiosko morisco rodeado de palmeras y jardines. Además de su imponente Palacio Municipal, obra construida con ladrillos y sostenida por 48 columnas de hierro que datan del siglo XIX.

En el lugar podrás disfrutar de recorridos en trenecito, para conocer la arquitectura del sitio, además si te gusta el turismo de aventura, puedes practicar rappel, avistamiento de aves, escalada en roca y visitas a las antiguas minas que se encuentran ahí. Álamos obtuvo el reconocimiento como Pueblo Mágico en el 2005.

Álamos también vio nacer a María Félix, a quien se le dedica un museo que exhibe más de 700 piezas y algunos objetos personales auténticos de “la Doña” y también es cuna del Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado, pues aquí nació el célebre médico, tenor y compositor.

Magdalena de Kino

El sitio es el centro de las rutas de las misiones religiosas en Sonora. Enclavado a 80 kilómetros de la frontera, Magdalena de Kino es una ciudad pintoresca con calles empedradas, arquitectura colonial y sitios naturales que te permitirán acampar y disfrutar de la naturaleza por su clima desértico.

El pueblo está habitado por nativos Tohono O’odham y los indios Pima Alto, fue fundado por el padre Kino como la misión de Santa María Magdalena de Buquibaba en 1687, nombre que conservó hasta 1966.

La visita al lugar requiere invariablemente de tiempo para ver sitios como: la capilla de San Francisco Javier, la Misión de San Ignacio de Caborca, el Mausoleo del Padre Kino, la Plaza Monumental, el Palacio Municipal o el Colegio Coronel Fenochio.

Magdalena_Kino

Si eres amante de la naturaleza puedes acudir a los parajes cercanos a practicar caminata, alpinismo, senderismo y campismo, todo en un mismo sitio. Magdalena de Kino también es recordado por ser la cuna de uno de los personajes políticos más importantes del siglo XX en México, el licenciado Luis Donaldo Colosio.

BAR


Compartir