Lloran a migrantes; guatemaltecos creen que murieron en su camino hacia EU

En otro caso, en una casa de la aldea Chicajalaj, Comitancillo, a lado de una cama fue colocado un altar con tres veladoras, flores e imágenes de la Virgen María y una Cruz

Lloran a migrantes; guatemaltecos creen que murieron en su camino hacia EU
EQUIPO ESPECIAL. Antropólogos, odontólogos, médicos forenses, genetistas, dactiloscopistas y criminalistas hacen estudios. Foto: Especial

Sentada a lado de un fogón de leña, María Florinda Isidro Díaz, madre de Robelsón Elías Tomás, espera a tener noticias de su hijo que. con apenas 17 años, se fue de la aldea el Duraznal, en Comitancillo, San Marcos, Guatemala, en busca del llamado sueño americano; presume que es una de las 19 víctimas asesinadas y calcinadas en Camargo, Tamaulipas.

Reconoció que su hijo emprendió un viaje de casi dos mil kilómetros para cruzar a Estados Unidos, donde pretendía trabajar para ayudar a su familia que vive en pobreza extrema, pues el sostén de la familia apenas y gana 300 quetzales a la semana, algo así como 780 pesos mexicanos.

Construir un patrimonio

Eso y evitar que sus padres y hermanas tuvieran que pedir prestado para comer maíz o vestir, así como ayudar a comprar un terreno y construir un patrimonio, fueron los detonantes para que Robelsón quisiera atravesar todo México, pese a que su mamá le rogaba no hacerlo.

“No alcanza, no tenemos dinero, ni para buena ropa. Así van creciendo mis hijos porque la gente nos regala la ropa. Aunque hay unos que se burlan porque uno no tiene nada, pero yo le dije no te vas, aunque se burle la gente, pero me dijo que tenía que hacer su casa de block... pero no cumplió su sueño, se fue”, relató su madre en un video del periodista Mylor Hernández.

En otro caso, en una casa de la aldea Chicajalaj, Comitancillo, a lado de una cama fue colocado un altar con tres veladoras, flores e imágenes de la Virgen María y una Cruz, dedicado para el joven, de 19 años, Osmar Neftalí Miranda Baltazar, quien también partió de Guatemala y está desaparecido, por lo que su familia también cree que murió durante la masacre del fin de semana.

Por última vez

Su padre, Álvaro Miranda, reconoció un martes, a las 8:00 de la mañana, fue la última vez que vio a su hijo, pues lo despedía al momento de iniciar el viaje para Estados Unidos, lugar al que no se sabe si logró llegar, pues hay la versión en la que el mismo pollero se comunicó con ellos para informarles del multihomicidio.

“Me insistía, me decía que quería salir adelante, para salir de esa pobreza extrema que se vive aquí, en Guatemala. Ya no podía impedir las metas de él; le dije que le iba a tender la mano, aunque sea con un préstamo. Entonces un día martes, como a las ocho de la mañana, se despidió de nosotros y se fue”, relató tristemente el padre.

Como estos casos son la mayoría de las posibles víctimas, desde un jugador de tercera división, hasta una hermana que querían ayudar a su madre para la operación de una bebé con labio leporino. Ellos no pudieron cumplir su sueño americano para salir de la pobreza.

Por Carlos Juárez


Compartir