VAPEO

Mal hábito: Uso de vapeadores y cigarros electrónicos es dañino para los pulmones

Cofepris y Conadic señalan riesgos para sobrevivientes

NACIONAL

·
Se calcula que unos 160 mil adolescentes usan estos dispositivos. Foto: Especial

Vapeadores y cigarros electrónicos emiten sustancias tóxicas que pueden llegar a ser cancerígenas reiteran la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Comisión contra las Adicciones (Conadic). En especial los pacientes que se recuperaron de COVID-19 enfrentan una disminución en el potencial de su sistema respiratorio, advierte el neumólogo e internista Jaime Arias en entrevista con El Heraldo de México.

“Sí producen daños a nivel cerebral, pulmonar y coronarios. Definitivamente, todo aquel paciente que sufrió de COVID-19, aunque haya sido asintomático pueden tener cierto grado de lesión o daño pulmonar, no se diga los pacientes que llegaron al grado de la entubación. Existe el riesgo que tengan un problema pulmonar serio en cinco o diez años. El paciente que tuvo COVID debe dejar el tabaco, tampoco usar vapeadores porque el daño tan severo que provocó el virus en el pulmón ya dejó una lesión y se puede incrementar. La recomendación es absoluta”.

La irritación de los pulmones por el uso de vapeadores se irá haciendo más evidente al paso del tiempo.

“Se nos vendió la idea, por parte de los productores, que los vapeadores no producían daños al pulmón como el tabaco, hoy existen evidencias que si producen engrosamiento de bronquios y en el pulmón fibrosis. A nivel cardiovascular hay reportes que los vapores que producen dañan las venas y hacen que las arterias del corazón y el cerebro se dañen”, insistió.

Aunque la cantidad de sustancias producidas por el consumo del tabaco son diferentes a la emitidas por un vapeador, los especialistas sostienen que los cigarros electrónicos son altamente adictivos, y sí ocasionan daños en la salud. A pesar ello, algunas personas que tienen el hábito del vapeo aseguran que se sienten mejor en comparación a cuando fumaban cigarros.

“Fumé tabaco de los 15 a los 35 años, pero vapador desde hace ocho años. Tengo leyendo estudios sobre vapeo todo ese tiempo, me parece muy sospechoso que hasta hoy la Cofepris emita una alerta. Estoy de acuerdo con que se regule la comercialización y que de ninguna manera sean vendidos a menores de edad, que se paguen impuestos de la venta. Pero creo que las alertas emitidas son totalmente opuestas a la manera en como ha mejorado mi salud, mi capacidad pulmonar subió a niveles de no fumador, mis sentidos del gusto y el olfato mejoraron mis dientes dejaron de mancharse, hacer ejercicio no me cuesta molestia. Y además ahorro mucho dinero comparado con las dos cajetillas de cigarros diarias que compraba antes”, asevera Isaac quien tiene ocho años vapeando.

Se estima que alrededor de 160 mil adolescentes usan habitualmente el cigarro electrónico en México.

CAR