REFORMA ENERGÉTICA

¿Por qué la nueva reforma energética de AMLO está generando polémica?

La reforma energética de AMLO causó polémica en el poder legislativo; aquí te explicamos de qué trata esta nueva iniciativa y porqué ha generado discrepancias.

NACIONAL

·
La Reforma Energética de AMLO pasará por una serie de análisis y debates antes de ser aprobada o rechazada Foto: cuartoscuro

El pasado 30 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa de reforma en materia energética ante la Cámara de Diputados , la cual ha generado polémica en torno a su contenido, pues pretende fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para mantener control sobre las tarifas eléctricas y concentrar la explotación de otros recursos en manos del Estado.

Todo esto va en contra de lo mucho de lo establecido en la reforma en el sector realizada durante la administración de Enrique Peña Nieto en 2013, por lo que ha generado dudas de cómo funcionará. Aquí te explicamos de qué se trata el cambio propuesto por AMLO y qué pasaría en caso de ser aprobada la reforma energética

Reforma Energética de EPN

La reforma energética presentada por Enrique Peña Nieto y aceptada por el Senado de la República y la Cámara de Diputados en 2013, abrió la posibilidad de que el sector privado pudiera ofrecer servicios de energía, quitándole el monopolio a la CFE con el objetivo de ofrecer precios más accesibles para la población.

Entre otras cosas, también permitió que empresas privadas pudieran comercializar su propio petróleo para convertirlo en gasolinas y así expandir el mercado dominado por PEMEX.

Además, se promovió el impulso de las energías limpias con el desarrollo de infraestructura como parques eólicos y solares para generar servicios más rentables.

Te podría interesar: Empresarios de Nuevo León rechazan la reforma eléctrica

¿Qué busca la Reforma de AMLO?

En este sentido, en el documento enviado por AMLO se propone regresar a la CFE como el principal productor y dador de servicios a nivel nacional de manera exclusiva para tener un papel preponderante de la generación de energía; sin embargo, no se quitará la posibilidad a compañías privadas para seguir haciéndolo.

La generación de electricidad se dividirá en 54 por ciento por parte de la CFE y el 46 por ciento restante será responsabilidad de la iniciativa privada, para mantener un sistema de competencia en el mercado.

También se plantea la eliminación de los Certificados de Energías limpias, los cuales se otorgaron desde el sexenio pasado a empresarios para incentivar la construcción de infraestructura para generar fuentes de energía renovable, como parques de energía eólica, solar y plantas geotérmicas; en esta reforma, si bien se priorizará el uso de fuentes como el carbón, combustible y petróleo, también se apostará por la explotación de otros recursos como el litio para la transición energética de la 4T.

Frenan concesiones

De la misma forma, la Reforma Energética buscará no otorgar nuevas concesiones para explotar minerales como el litio, el cual, según los mandatarios de la Cuarta Transformación, es estratégico y sumamente importante para el desarrollo de nuevas tecnologías.

De acuerdo con los expertos de la consultoría Statista, México tiene aproximadamente 1.7 millones de toneladas de litio, las cuales superan los 270 mil millones de pesos; y según el Servicio Geológico de Estados Unidos, nuestro país se ubica en noveno lugar de los países con más reservas de este mineral en el mundo, por debajo de Bolivia, Argentina y Chile.

El litio es un metal conocido como ‘Oro Blanco’ y es usado para fabricar, desde baterías que se utilizan en celulares y autos, hasta armas nucleares y medicamentos; es considerado como un elemento clave para el desarrollo de tecnología amigable con el medio ambiente.

Te podría interesar: Costo de la reforma eléctrica será de 1.4 billones durante la próxima década

¿Se aprobará la Reforma Energética?

En los días posteriores a la presentación del documento, legisladores del PAN, PRI, PRD y Morena se enfrascaron en una discusión para demostrar sus puntos en contra y a favor de la Reforma; por un lado, en Morena consideran que representa un gran aliciente para regresar el poder a la CFE en beneficio de la sociedad; sin embargo, en los partidos de oposición no lo ven con buenos ojos.

Ante esto, en un giro inesperado, los diputados del PRI, quienes en la administración pasada votaron a favor de la reforma propuesta por Peña Nieto, se han mostrado interesados por derogarla y modificarla con los nuevos planes de Andrés Manuel López Obrador.

Esta reforma se someterá a una serie de detallados análisis y escrutinios para finalmente pasar por una votación y así definir si se aceptará o no. En caso de aprobarse, los permisos de generación eléctrica, contratos de compraventa de electricidad se cancelarán para que un solo órgano sea el encargado de generación, distribución y administración de los servicios de energía. También desaparecerán la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía.