'Fotografía contra el olvido': ayudar a niñas y jóvenes a nombrar a sus padres desaparecidos

Cannon Bernáldez es una fotógrafa que imparte talleres para acompañar a menores y jóvenes con algún familiar desaparecido por medio de fotos y manualidades

'Fotografía contra el olvido': ayudar a niñas y jóvenes a nombrar a sus padres desaparecidos
Los menores de edad, uno de los sectores más afectados en el tema de las desapariciones. Fotos: Cortesía Fotografía contra el Olvido

La fotógrafa Cannon Bernáldez se sorprendió de la magnitud del enorme problema de los desaparecidos en México que contrasta con el escaso apoyo a estas familias, y los grandes vacíos en la estela de dolor que deja una persona no localizada, como los y las hijas menores de edad que tienen que vivir todos los días con esta realidad.

Tras trabajar junto a colectivos por cerca de cuatro años, pasó de ser alguien interesada en la problemática a una acompañante que incluso realizó búsqueda de restos en campo.  

Bernáldez narra que “Fotografía contra el olvido” nació así, de su trabajo junto a estos grupos y de la necesidad de crear espacios de acompañamiento. Aunque reconoce que no es experta en el tema de reparación del daño, sí busca que por medio de la foto y técnicas como el collage se logren olvidar los daños, al menos, momentáneamente.

La también artista visual y periodista detectó que muchas veces los menores de edad y jóvenes de estas familias son eslabones que quedan olvidados, víctimas indirectas de esta violencia que carecen de herramientas para superar el problema que viven sus familias.

Con el beneficio del Sistema de apoyos a la creación y a proyectos culturales Fonca de la Secretaría de Cultura, Cannon planeó dar talleres a las niñas y jóvenes con familiares desaparecidos como el padre, la tía, el hermano, entre otros.

Foto: Cortesía Fotografía contra el Olvido

"Uno, dos, tres días que se puedan distraer, ya hice algo", explica en entrevista para hablar de los 11 talleres a impartir en 10 ciudades del país en coordinación con colectivos de desaparecidos, y que buscan llegar a entre 150 y 200 menores y jóvenes en esta situación.

Hasta el momento sólo se logró impartir un taller en diciembre en la Ciudad de México para un colectivo del Estado de México, lo que se tuvo que frenar ante la situación de semáforo rojo y alza en los contagios por la pandemia Covid-19 que afecta al país.

Entre los estados a los que se llevará “Fotografía contra el olvido” se encuentran Baja California, San Luis Potosí, Coahuila, Morelos, Veracruz, Sinaloa, Sonora, estos tres últimos se ubican en las primeras diez entidades que concentran más del 79 por ciento de las personas desaparecidas en México.

Según el informe “Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas” a cargo de Gobernación y la Comisionada Nacional de Búsqueda, al corte de noviembre de 2020 había en México 77 mil 945 personas reportadas como desaparecidas o no localizadas, cifra que se actualizó en estos primeros días del 2021 y que ya asciende a más de 82 mil casos.

Foto: Cortesía Fotografía contra el Olvido

"Son actos de memoria”

Cannon Bernáldez indica que este tipo de talleres son actos de memoria porque para muchas familias lo único que tienen de sus desaparecidos son fotografías en los celulares, las cuales al ser impresas e intervenidas generan un cúmulo de sentimientos.

"Mueve sentimientos, las fotos hoy ya no se imprimen, las fotos en sus celulares son lo único que tienen de valor de las personas que se fueron"

Para esta fotógrafa y artista visual es claro uno de los objetivos de trabajar en el tema de las y los desaparecidos: se necesita visibilizar los casos, hacer memoria y nombrar a cada una de esas lamentables cifras, ponerles rostros, recordar quiénes son.

Foto: Cortesía Fotografía contra el Olvido

“Los más afectados llegan a ser niños y jóvenes, pero casi no se habla de eso porque están en una situación del sálvese quien pueda. Es muy complicado lo que están viviendo”.

Asegura que por medio de la fotografía y técnicas como el collage surge la creatividad, la cual puede trasladar a estas personas a otros lugares, lejos del dolor y violencia.

Bernáldez concluye con una fuerte reflexión, pero consciente de la magnitud del problema y del abandono histórico que existe con las familias de los desaparecidos en México: "Esta chamba yo no la debería de hacer, la debe de hacer el Estado".

Por Gibrán Zafra


Compartir