A Areli la apuñaló su esposo 9 veces, la asesinó mientras sus hijos dormían

Areli, de 36 años, sufría de violencia física y emocional por parte de su esposo; él consumía drogas y alcohol, y no la dejaba trabajar

A Areli la apuñaló su esposo 9 veces, la asesinó mientras sus hijos dormían

Eran vísperas de las fiestas patrias, fechas donde los amigos y familiares se reúnen para dar El Grito y celebrar la Independencia de México. La madrugada del 15 de septiembre de 2019, Areli Mendoza Argüello de 36 años fue asesinada por Miguel; su pareja.

Con un cuchillo de cocina, Miguel ‘N’ apuñaló a Areli nueve veces en el tórax y la espalda, durante una reunión con amigos en su propia casa. Mientras, en la habitación de al lado, sus dos hijos, Camila y Patricio, dormían sin saber que no volverían a ver a su mamá.

#QueNadieNosOlvide | Nazaria Irau00eds saliu00f3 un du00eda a trabajar y no regresu00f3 a casa.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, September 24, 2020

Areli era una mujer muy alegre y risueña; así la describen sus familiares, era una persona muy familiar, le encantaba convivir con sus seres queridos, irlos a visitar, platicar con ellos y hacer convivencias.

A la mamá de Camila y Patricio le encantaba bailar, platicar y cantar durante las reuniones familiares. Así como a muchos, Areli también disfrutaba de una cerveza muy fría y de los ricos guisados que preparaba su madre, doña Alba Argüello.

Detrás de su sonrisa había dolor

Areli Mendoza sufría de violencia física, psicológica y económica por parte de su pareja. Sus hijos llegaron a notar que su mamá solía tener moretones en los brazos e incluso en la cara. Doña Alba, mamá de Areli, comparte que en alguna ocasión la llegó a ver con sangre en la nariz y un hematoma en el ojo.

Escucha la historia del feminicidio de Areli

Ella era ama de casa y una madre completamente dedicada a sus hijos. Miguel, su pareja, es eléctrico de profesión y trabajaba de manera independiente cuando quería, por lo que el dinero comenzó a faltar y Areli optó por salir a vender tacos de guisado para no depender económicamente de él.

Sus familiares relatan que Areli vivía temerosa de Miguel pues él no la dejaba trabajar y la golpeaba. Aparentemente, cuando él consumía drogas y tomaba alcohol, las cosas se ponían muy mal.

 

La reunión que terminó en feminicidio

Aquella madrugada del 15 de septiembre, Areli y su pareja organizaron una reunión con José Luis, hermano de Miguel y otros familiares en su departamento, ubicado en la calle Toledo no.88, piso 7, en la Benito Juárez, en la Ciudad de México.

Tomaron alcohol, platicaron y escucharon música; lo que parecía un encuentro tranquilo de celebración se tornó en el asesinato de una madre de dos niños a manos de su esposo.

Camila, la hija mayor de 13 años, escuchó que sus papás discutieron en la noche y se volvió a dormir. Patricio, de 12 años, estaba profundamente sumido en sus sueños.

A Areli la apuñalaron nueve veces en el tórax y en la espalda, en la sala de su casa, con un cuchillo de cocina. Quienes estaban presentes, entre ellos su esposo y su cuñado José Luis, tardaron demasiado tiempo en llamar a la ambulancia y cuando llegó, mandaron a la madre de Camila y Patricio sola al hospital, nadie se subió con ella; poco después murió…

#QueNadieNosOlvide | La joven muriu00f3 el 19S, pero no fue el terremoto el que le quitu00f3 la vida

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, September 3, 2020

Mientras que los asesinos decidían qué hacer con el cuerpo de Areli que yacía moribunda en el piso, la hermana de Miguel llegó a la casa para llevarse a los niños. Los sacó con los ojos tapados para que no vieran la escena, pero Camila describe que alcanzó a ver un bulto tirado en el piso; era su madre.

A Alba Argüello, la mamá de Areli y quien vivía pisos abajo del mismo edificio en Toledo 88, había salido de madrugada hacia la Central de Abasto, en Iztapalapa. Cuando le avisaron lo que había sucedido, se regresó de inmediato a su casa, pero cuando llegó, su hija ya no estaba, solo quedaba una sala cubierta de sangre.

Se trasladó al hospital para reconocer el cuerpo de su hija. Abrazó el cadáver de Areli, le dio un beso en la frente y le dijo que se fuera tranquila, que ella cuidaría de sus hijos y buscaría justicia por su feminicidio.

#QueNadieNosOlvide | Josu00e9 Ramu00f3n fue hallado al lado del cuerpo de su esposa Isabel, las autoridades su00f3lo lo acusaron de narcomenudeo.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, July 2, 2020

Miguel dijo que Areli se suicidó…

Miguel, pareja de Areli, y José Luis, cuñado de la víctima, son los principales sospechosos de su asesinato. Los dos fueron a declarar al Ministerio Público a pocas horas del crimen y dijeron que ella misma se había apuñalado, que perdió el control y se suicidó.

Pero Areli no se suicidó; a ella la mataron. La mujer de 36 años también tenía puñaladas en la espalda, una a la altura de los pulmones que fue probablemente la que la mató, según la declaración del doctor que la atendió.

Las investigaciones indican que la profundidad de la herida, el ángulo y la fuerza de las puñaladas en la espalda no se las pudo haber hecho Areli; a ella la mataron.

A partir de aquel día, el 15 de septiembre de 2019, no se sabe nada de Miguel ni de José Luis. Tras los avances de las investigaciones se levantó una orden de aprehensión en su contra, pero nadie conoce su paradero.

#QueNadieNosOlvide | Ashley Pu00e9rez tenu00eda 20 au00f1os cuando fue asesinada, estudiaba Derecho, su caso sigue sin encontrar justicia.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, June 11, 2020

Otro feminicidio más plagado de omisiones

Como muchos otros feminicidios en México, la carpeta de investigación está mal armada y plagada de omisiones, denuncian los familiares de Areli Mendoza.

Reclaman que las autoridades dejaron ir a los únicos sospechosos del asesinato de la madre de Camila y Patricio cuando acudieron al Ministerio Público a declarar, y que se ha filtrado información y fotos del caso a medios de comunicación sin consentimiento. Además, denuncian que no se investigó la escena del crimen correctamente.

Su familia busca justicia por el feminicidio de Areli a casi un año de su muerte. Doña Alba, su madre, espera con todas sus fuerzas que el caso pronto se resuelva y se haga justicia, tal como le prometió a su hija al despedirse de ella en el hospital.

La destapé, estaba como dormida… La abracé y le dije que se fuera tranquila, que no se preocupara por sus hijos, que yo los iba a cuidar, le di un beso en su frente y que yo iba a hacer lo posible para que se le hiciera justicia”...

Areli Mendoza en la sala de su casa; ahí mismo la asesinaron tiempo después.

Esta historia cuenta con la autorización de las víctimas indirectas.

Texto: María José Serrano Carbajal @serranomajoo

Edición: Paola Sánchez Castro @paoparoli

Diseño: Ana Navarro e Ingrid Almaraz

Conoce más casos en Que Nadie Nos Olvide


Compartir