Se dispara demanda de oxígeno en Valle de Toluca

En diversas estaciones de recarga hay largas filas. Mientras, los contagios y ocupación hospitalaria siguen en aumento

Se dispara demanda de oxígeno en Valle de Toluca
TIEMPO TENSO. Algunas personas pueden llegar a tardar hora y media para recargar un tanque. Foto : Gerardo García

Además de los hospitales, el segundo lugar con saturación y largas filas son las tiendas y plantas distribuidoras de oxígeno, producto que ha incrementado su demanda al ser vital para salvar vidas de pacientes COVID-19 en el Valle de Toluca.

Este elemento escasea a la par de que el pico de la pandemia no da tregua y se acelera en la entidad, que retrocedió a semáforo rojo. Tan solo el martes se registraron dos mil 14 nuevos contagios, cifra máxima en un día, y la ocupación hospitalaria subió a 78.63 por ciento.

En una planta de oxígeno ubicada en Tollocan, antes de llegar a avenida Tecnológico, a la altura de Metepec, desde hace una semana las largas filas de coches ya se han hecho parte del paisaje urbano.

Esperan más de una hora

Se trata de familiares que esperan hasta una hora para recargar tanques de oxígeno, pero antes ya realizaron un viacrucis por distintas sucursales que ya no tiene el servicio de recarga. Sus caras de angustia y desesperación reflejan lo real que es el virus.

De manera general, por un cilindro de tres mil litros gastan 180 pesos y en un tanque de 9 mil 500 litros, casi mil pesos. Estos costos se elevan si se considera la renta que llega a oscilar en los cuatro mil pesos y que las recargas se hacen cada tres o cuatro días.

ALTOS PEDIDOS. La hilera de vehículos en espera ya es parte del paisaje urbano. Foto: Gerardo García
​​​​​​

Demanda 

Aldo duró casi hora y media para llenar dos tanques, uno portátil y otro fijo para un mismo paciente que enfermó apenas el jueves. Reconoció que es difícil encontrar el producto y antes de llegar a la planta peregrinó en sucursales que ya no tienen recargas.

“La verdad está complicado, ahorita hay muy poco abasto de oxígeno y pues para tener acceso llevo 40 minutos para este cilindro (tres mil litros). Habíamos estando llenando en otro lugar en Metepec, pero ya no tienen recargas”, narró.

Rubén Zara, angustiado, reconoció que hay saturación y escasez de oxígeno. En su caso, su mamá contrajo la COVID-19. Reconoció que el dinero va y viene, pero está a nada de gastar lo ahorrado en este año.

Por Gerardo García


Compartir