Trabajador denuncian agresiones de mujeres encapuchadas contra el recinto del Congreso CDMX

Roberto Enrique Nava Salgado, cuenta que eran las 4:30 horas cuando junto con su compañero Fauricio Lozano Vázquez, se encontraban en el área de resguardo  y escucharon un fuerte tronido que los puso en alerta

Trabajador denuncian agresiones de mujeres encapuchadas contra el recinto del Congreso CDMX
La crónica de lo acontecido quedó asentada en la carpeta de investigación CI-FICUH/CUH-2/UI-3 S/D02433/10-2020 que se inició por daño a la propiedad y daño a la propiedad doloso.

Alrededor de cinco minutos de tensión fueron los que vivieron los dos trabajadores de resguardo que vigilaban las instalaciones del Congreso de la Ciudad de México cuando un grupo de aproximadamente 15 mujeres, violentaron la madrugada del 14 de octubre pasado.

Roberto Enrique Nava Salgado, cuenta que eran las 4:30 horas cuando junto con su compañero Fauricio Lozano Vázquez, se encontraban en el área de resguardo  y escucharon un fuerte tronido que los puso en alerta.

“Mi compañero y yo nos encontrábamos en nuestra área de resguardo cuando repentinamente se empezaron a oír tronidos; el primero fue un estruendo de lo que supongo era un petardo y que cayó en la parte de arriba, es decir, pegó en los ventanales de la parte superior del edificio pero rebotó en la estructura metálica y cayó de nuevo hacia la calle; inmediatamente se empezaron a oír golpes hacia los cristales de las tres puertas principales”.

La crónica de lo acontecido quedó asentada en la carpeta de investigación CI-FICUH/CUH-2/UI-3 S/D02433/10-2020 que se inició por daño a la propiedad y daño a la propiedad doloso.

Nava Salgado explicó que, al acercarse, lograron distinguir, por los gritos, que eran mujeres, vestidas con ropa negra quienes portaban un pañuelo verde limón que cubría sus rostros, y las que, con martillos y pintura, dañaban al recinto.

“Se apreciaba que la gente que estaba en la puerta, traía martillos con los que golpeaban los cristales de las puertas; así mismo, aventaban pintura de color morado, rojo, gris y lila hacia las ventanas y fachada del edificio. Mientas se daba el ataque al edificio dichas personas comenzaron a gritar consignas, no se entendía lo que decían porque evidentemente mi compañero y yo no salimos para no exponer nuestra integridad pero al oír las voces gritar, nos dimos cuenta que el grupo estaba conformado por mujeres”, señaló

Ante el ministerio público, el trabajador de resguardo expuso que, a través de uno de los agujeros, lanzaron un artefacto encendido, el cual, era un bote metálico de pulgada y media de diámetro y más o menos de una altura de 5 centímetros, el cual, estaba prendido de la estopa pero al caer al suelo se apagó de manera inmediata por lo que no hubo daño alguno al recinto.

Roberto Enrique Nava indicó que habían pasado tres minutos cuando llamó al cuadrante “2” de la Secretaria de Seguridad Ciudadana para que les mandara apoyo, cuando comenzaron a escuchar qué golpeaban la puerta de madera del sótano que da a la calle de Allende, por lo que, en ese instante, el otro trabajador de resguardo, Fauricio Lozano corrió a atrancarla por si querían entrar.

Una vez que llegó la policía alrededor de 15 elementos masculinos, el grupo de mujeres se retiró,  dejando ocho cristales dañados de las tres puertas principales, así como pintas de ventanas, fachadas y escalinatas del inmueble.

Por: JORGE ALMAQUIO


Compartir