A Miss Moni, 31 años de cárcel

Familiares de los menores fallecidos van a apelar. exigen que la sentencia sea mayor

A Miss Moni, 31 años de cárcel
TENSIÓN. Familiares de los menores demandaban una disculpa de la dueña del colegio. Foto: Daniel Ojeda

“Habrá quien pida 11 o 13 millones de pesos. Yo lo que quiero es que me devuelvan a mi hija con vida”, afirmó Alejandro Jurado, padre de una menor fallecida en el colapso del Colegio Rébsamen durante el sismo del 19S.

Al salir de los tribunales donde se realizó el juicio en el que Mónica García Villegas, dueña de la escuela siniestrada, fue condenada a 31 años de prisión (27 por homicidio culposo y cuatro más por homicidio de responsabilidad de obra) y a pagar mínimo 400 mil pesos como reparación del daño, los padres de las víctimas señalaron que van a continuar con su lucha, porque aún hay piezas sueltas para que haya justicia.

Sentencia insuficiente 

La sentencia, que llega más de tres años después del sismo y luego de que la mujer estuvo prófuga 19 meses, equivale a 14 meses de prisión por cada una de las víctimas, algo que fue considerado insuficiente por los familiares de los fallecidos. 

“Sin duda apelaremos la resolución y seguiremos luchando con los padres de familia para honrar la memoria de sus hijos”, señaló en un comunicado Noel Franco, asesor jurídico de las víctimas. 

Durante la audiencia el ambiente fue tenso, ya que los deudos esperaban que Miss Moni les diera el pésame e incluso ofreciera una disculpa, pero eso nunca llegó, ya que, a decir de Rosendo Gómez, abogado de la exdirectora, ésta manifestó su molestia por la actitud de los padres.

Sin remordimiento

“Uno de sus principales reclamos era que no habían recibido un pésame; entonces se aprovechó el juicio para otorgarles el pésame y después dijeron que ya no querían escuchar a la maestra y, ante ello, la profesora dijo: ‘Yo no tengo que pedirles perdón de eso’”, señaló.

La defensa de la acusada aseguró que también apelará la sentencia emitida, para lo cual tiene un plazo de 10 días. El abogado Alberto Wooldrich consideró que la sentencia de 31 años de cárcel por el caso Rébsamen es correcta por la gravedad del delito que la FGJ le imputó por homicidio culposo.

“El juez la adecuó con base en la individualización de la sanción que efectuó. No le impone la pena máxima, es una pena que va de la media”, dijo a El Heraldo de México.  

Por Almaquio García


Compartir