MUNDO

"No quiero morir": Las últimas palabras de una entrenadora antes de ser asesinada por una orca en parque acuático

El zoológico afirmó que Byrne se resbaló a la piscina cuando caminaba por el borde, pero testigos aseguraron que fue ‘Tili’ quien la arrastró

MUNDO

·
El caso giró por todo el mundoCréditos: Twitter / SeaLand of the Pacific

El tiempo vive en la memoria y hace más de 30 años ocurrió una de las tragedias más grandes en la que se vio envuelto un parque acuático en Canadá. 

Los hechos ocurrieron exactamente en SeaLand of the Pacific, un zoológico/acuario en ubicado en Victoria. La organización Zoo Animal Welfare Education Centre (Zawec) señaló en una ocasión que la falta de espacio, estrés social, presencia de visitantes, enfermedades y otros problemas, son algunos de los desafíos que se enfrentan los animales en estos lugares.

Así pasó con Tilikum, una orca macho que fue puesto en cautiverio, luego de ser puesto en cautiverio al ser separado de sus padres a la edad de 2 años. Su primera parada fue Islandia y después arribó a la nación de la hoja de maple. 

 

Lo que nadie habría imaginado es que, durante su estancia en el acuario, atacaría al menos a tres personas, desde su llegada en 1983. Tras su arribo, Tilikum tuvo que compartir su espacio con dos hembras de su especie, Haida II y Nootka IV, quienes eran las dominantes.

De acuerdo al diario británico ‘Mirror’, el trío de orcas era obligado a permanecer 14 horas en una piscina cerrada de 7.9 metros de ancho. Tilikum era agredido por sus compañeras, quienes lo atacaban en diferentes zonas de su cuerpo, además de generarle úlceras estomacales del estrés.

A pesar de que el parque contrató a Bruce Stephens para llevar un ambiente de paz y felicidad, en 1991 Keltie Byrne, de 20 años, entró al acuario como entrenadora de tiempo parcial, ya que estudiaba biología marina en la universidad.

Pero, nunca imaginó que saldría de ese lugar sin vida. Keltie fue arrastrada hasta el fondo de la piscina por Tilikum, mientras ella gritaba “¡No quiero morir!”, en presencia de cientos de turistas.

El zoológico afirmó que Byrne se resbaló a la piscina cuando caminaba por el borde, pero testigos aseguraron que fue ‘Tili’ quien la arrastró y ‘jugó’ con ella por hasta 10 minutos, hasta dejarla sin vida.

SeaWorld en Orlando permanece abierto al público. Tilikum murió en 2017 por una enfermedad. Además de Keltie, las otras dos víctimas años después fueron Daniel Dukes y Dawn Brancheau. 

SEGUIR LEYENDO

El heroico momento en que policías rescatan a un perrito atrapado en drenaje de Culiacán