Abuelito OLVIDÓ sus lentes, tuvo que elegir los números de la lotería SIN VER y GANÓ 160 mil dólares

El hombre siempre usaba el cumpleaños de alguien de su familia, pero ese día no pudo ver los números

Abuelito OLVIDÓ sus lentes, tuvo que elegir los números de la lotería SIN VER y GANÓ 160 mil dólares
Foto: Pixabay

Un abuelito tuvo un extraordinario golpe de suerte al ganar 160,000 dólares de la lotería con una serie de números que ni siquiera supo muy bien cuáles eran, pues había olvidado sus lentes en casa.

De acuerdo con Metro News, Denis Fawsitt, de 80 años, es un hombre inglés que tiene la costumbre de comprar un billete de lotería de forma regular. Para él, sus números de la suerte suelen ser el cumpleaños de sus familiares, y siempre los elige.

Sin embargo, hace unas semanas acudió a su tienda de costumbre y pidió una boleta, pero cuando iba a marcar los círculos descubrió que no tenía sus lentes de lectura con él y simplemente no podía identificar qué números había.

Ante esto, Denis pidió a la mujer una “lucky dip”, que de acuerdo con Actualidad RT, es una boleta en la que se marcan los números de forma aleatoria, generado por una máquina externa.

La excelente noticia

Metro News recoge el testimonio del abuelo quien, al día siguiente, afirma que fue a recoger su periódico y al revisar su billete de lotería, descubrió que había ganado el premio mayor. Le costó tanto creer que realmente había sucedido, que llamó por teléfono a su hija y le pidió ayuda para comprobar.

La hija, pidió permiso en el trabajo para llamar por teléfono a la Lotería, a las 9 am que abrieron sus oficinas, y esos le dijeron que realmente su padre había conseguido los 160,000 dólares.

Denis Fawsitt confesó al diario que, debido a su edad y la situación de la pandemia, él y su esposa consideran que la mejor forma de invertir su dinero es haciendo algunas mejoras a su casa y transformando su jardín para disfrutarlo durante el verano.

El hombre detalló que, para ellos, su jardín había sido una parte importante de su hogar, pero desde que él se lastimó la espalda no habían podido recuperarlo, y ahora finalmente podrían tener ese espacio que los llenaba de felicidad.

acmg


Compartir