Inicia elección contra el Premier en Israel

Netanyahu podría quedar al frente de un nuevo gobierno transitorio

Inicia elección contra el Premier en Israel
Elección contra el Premier. Foto: Especial.

El martes 23 de marzo los israelíes irán a las urnas por cuarta vez en dos años, una situación sin precedentes, reflejo de una seria crisis política nacional. Elegirán un nuevo Parlamento (Knesset), de donde debe surgir el próximo gobierno.

Los temas socio-económico y de seguridad son parte de la discusión pública. Pero el asunto es Benjamin Netanyahu: ¿Logrará de  nuevo una mayoría parlamentaria o será el fin de su era?

Para entender el problema es importante explicar el sistema político israelí.

En Israel no se elige primer ministro, se vota por un partido para formar el Parlamento. Cada grupo legislativo recomienda al Presidente del Estado a quién encomendar la formación del nuevo gobierno. El designado necesita el apoyo de la mayoría –61 escaños, la mitad más uno de la Kneset– para recibir esa misión. 

Un ciudadano puede votar por el partido ultraortodoxo SHAS –por ejemplo– porque está de acuerdo con su agenda en temas religiosos y sociales, y a sabiendas de que el SHAS recomendará que Netanyahu se encargue de formar gobierno.

En las anteriores  elecciones, hace menos de un año, 62 de los 120 escaños votaron por partidos que no querían a Netanyahu en el gobierno. 

Pero como su entonces férreo adversario Beni Gantz, del partido Kajol Lavan, no pudo llegar a un acuerdo al frente del bloque de 62, optó por sumarse a Netanyahu, la otra alternativa era ir nuevamente a elecciones, en medio de la pandemia, una tragedia.

Con ello, violó su promesa de hacer todo para sacar a Netanyahu del poder, aunque alegó que su consideración era patriótica. Muchos de sus votantes no le perdonan lo que consideraron una traición.

El  problema de fondo se mantiene. Los adversarios de Netanyahu podrían ganar a la mayoría, pero están tan divididos como antes. 

Lo seguro es que aún si Netanyahu no alcanza la mayoría y no recibe la confianza del Parlamento, vaya a haber un gobierno alternativo. Incluso, podría quedar al frente de una gestión transitoria por mucho tiempo más.

Por JANA BERIS.

rcb


Compartir