ANTÁRTIDA

Iceberg casi del tamaño de la Ciudad de México, se desprende de la Antártida: VIDEO

Este fenómeno fue detectado en la plataforma de hielo Brunt

MUNDO

·
Un gigantesco iceberg de unos mil 270 kilómetros cuadrados (la Ciudad de México mide mil 483 kilómetros cuadrados), se desprendió de la Antártida. Foto: British Antarctic Survey

El último viernes, un gigantesco iceberg de unos mil 270 kilómetros cuadrados (la Ciudad de México mide mil 483 kilómetros cuadrados), se desprendió de la Antártida.

Este fenómeno fue detectado en la plataforma de hielo Brunt, la cual es una masa flotante de glaciares en el mar de Weddell, zona de la Antártida localizada directamente en el sur del océano Atlántico.

De acuerdo con la British Antarctic Survey (BAS), institución de Reino Unido, señala que la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo es completamente normal, el detectado en la plataforma de hielo de Brunt siguen siendo bastante raros y emocionantes.

Los glaciares de la Antártida aceleran su deslizamiento hacia el océano

Los glaciares de la región de Getz, en la Antártida occidental, están acelerando el ritmo al que se deslizan hacia el océano, según un estudio para el que se han analizado 25 años de observaciones por satélite y que hoy publica Nature Communications.

La investigación, dirigida por la Universidad de Leeds (Reino Unido) y con datos de las misiones Copérnico Sentinel-1 y CryoSat de la Agencia Espacial Europea, muestra que entre 1994 y 2018, los 14 glaciares de Getz aceleraron de media su deslizamiento casi un 25 por ciento, y tres de ellos más del 44 por ciento.

Los resultados también indican que perdieron 315 gigatoneladas de hielo, añadiendo 0,9 milímetros al nivel medio global del mar, lo que equivale a 126 millones de piscinas olímpicas de agua.

El estudio "ayudará a determinar si estos glaciares podrían colapsar en las próximas décadas y cómo afectaría esto a la futura subida global del nivel del mar", informa la ESA.

La región de Getz en la Antártida es tan remota que los humanos nunca han pisado la mayor parte de ella, destaca la directora de la investigación Heather Selly, de la Universidad de Leeds, pero los satélites pueden observar lo que está sucediendo.

Con información de EFE

MAVR