¿Sin LUZ? Te decimos cómo prepararte ANTES, DURANTE y DESPUÉS de los apagones en gran tormenta de EU

No es poco usual que el servicio eléctrico se vea afectado por las fuertes nevadas

¿Sin LUZ? Te decimos cómo prepararte ANTES, DURANTE y DESPUÉS de los apagones en gran tormenta de EU
Foto: Pixabay

Las intensas tormentas han dejado apagones en distintas regiones de Estados Unidos. El estado más afectado es Texas, donde hay cerca de 4 millones de personas sin electricidad. Existen distintas cuestiones que provocan esta problemática: acumulación de hielo y nieve en las líneas eléctricas, deficiencias en el servicio y una sobredemanda del suministro. 

Las interrupciones en el suministro pueden tener consecuencias considerables durante una nevada. Por ende, es importante prepararse antes, durante y después para afrontarlo en las mejores circunstancias. Te decimos qué hacer. 

Antes del apagón 

  • Prepara un kit de emergencia: Debe contar con linternas y radios portátiles, baterías adicionales, alimentos que no necesiten cocción, botellas con agua así como un botiquín de primeros auxilios. 
  • Consigue el número de tu compañía de servicio eléctrico. 
  • Carga los teléfonos móviles y otros dispositivos móviles antes de que se acerque una tormenta. 
  • Ten listas para usarse las baterías adicionales para los celulares. 
  • Si tu suministro de agua depende de la electricidad, llena recipientes de agua con anticipación. 
  • Pon tu refrigerador y congelador en el nivel más frío y no lo abras durante la interrupción. La comida puede conservarse hasta 24 horas o 48 en el congelador. 
Tormenta invernal en Texas. Foto: AP
  • Prepárate con equipos de calefacción de emergencia y combustible (una chimenea de gas, estufa de leña o chimenea), así podrá mantenerse un poco de calor al menos en una habitación. 
  • Sella las puertas y ventanas de tu hogar para dificultar la entrada de aire frío.
  • Cubre las tuberías para evitar que se congelen. 
  • Llena el tanque de auto o mántenlo al menos a la mitad de su capacidad.  
  •  Asegúrate de que tus detectores de humo y monóxido de carbono (CO) funcionan correctamente y tienen baterías nuevas. 
Tormenta invernal en Texas. Foto: AP

Durante el apagón 

  • No llames al 911 si no tienes una emergencia. 
  • Reporta la interrupción y pide informes a tu compañía de servicio eléctrico. 
  • Mantén contacto con tus amigos, familiares y vecinos. Cuida a los más vulnerables. 
  • No salgas de casa si no es necesario y si lo haces, camina y/o maneja con precaución. Si un semáforo se encuentra dañado, conduce como si fuera un cruce de 4 vías. 
  • No dejes velas prendidas sin supervisión. 
  • Viste con varias capas de ropa, en especial aquella de temporada invernal. No olvides usar guantes, bufandas y gorros. 
  • Vigila los signos de congelación: pérdida de la sensibilidad y el aspecto pálido o blanco en las extremidades como los dedos manos y pies, lóbulos de la oreja o la punta de la nariz. De ser así, busca ayuda médica de inmediato.
  • Busca signos de hipotermia: temblores incontrolables, pérdida de memoria, desorientación, incoherencia, dificultad en el habla, somnolencia y aparente agotamiento. Si detectas alguno, lleva a la víctima a un lugar cálido, retira la ropa mojada, calienta el cuerpo empezando por la región central y dale bebidas calientes (sin alcohol) a la persona afectada, sólo si está consciente. Busca asesoría médica. 
  • Desconecta equipos electrónicos sensibles, como televisores, estéreo, VCR, horno de microondas, computadoras, teléfono inalámbrico, contestador automático y puerta del garaje.
  • Deja encendido un interruptor de luz para saber cuando regrese la electricidad. 
Cableado eléctrico en Houston. Foto: AP

Después del apagón

  • No trates de tocar o mover líneas de energía caídas. Mantén a los niños y las mascotas en interiores. 
  • No toques nada que las líneas eléctricas estén tocando, como ramas de los árboles o rejas. Llama a tu compañía si notas algo extraño. 
  • Revisa el estado de los alimentos, si alguno tiene un color, textura u olor inusual, deséchalo. Haz lo mismo con aquellos que hayan estado expuestos a temperaturas de 40° F (4° C) durante 2 horas o más. 

DFC


Compartir