Pandemia por COVID-19 disparó la adquisición de perros de raza pequeña en adopción

En España hay más de 13 millones de mascotas registradas en el país, de ellas el 93% son perros, 6% gatos y el resto son conejos.

Pandemia por COVID-19 disparó la adquisición de perros de raza pequeña en adopción
PERROS EN ADOPCIÓN. Pandemia por COVID-19 disparó la adquisición de perros de raza pequeña en adopción

Después del confinamiento por coronavirus se dispararon los números de perros de raza pequeña en adopción en España. Las adopciones contabilizadas por el Registro Informático Valenciano de Identificación Animal (RIVIA) ascendieron un 37.6% y la compra de perros llegó al 17.2%. Los meses con mayor índice de adopción fueron mayo, junio y julio de 2020.

En España hay más de 13 millones de mascotas registradas en el país, de ellas el 93% son perros, 6% gatos y el resto son conejos. Aunque algunos veterinarios aún lamentan que todavía sea menor la cifra de adopciones de perros callejeros a comparación de los que se compran.

Veterinarios de Valencia aseguran que el interés de la gente por adquirir mascotas de compañía creció, sin embargo, las personas prefieren comprar perros en lugar de adoptarlos para darles un nuevo hogar. En un comunicado, el Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) detalló que hay 2 mil 782 perros adoptados frente a 92 mil 858 que son comprados.

Perros de raza pequeña en adopción 

Inmaculada Ibor, presidenta del Colegio de Valencia, asegura que los datos “confirman algo obvio y relevante: muchos valencianos abocados a estar mucho más tiempo en casa han preferido hacerlo disfrutando de la alegre compañía de un animal”. De ahí surge la pregunta: ¿Qué ocurrirá con los animales cuando se vuelva a la normalidad?

Armando Solís, veterinario asturiano de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC), coincide: “La gente no sale tanto y busca animales de compañía, salir a pasear, cambiar sus hábitos de vida. La tendencia es ascendente en general, tanto en España como en Europa”.

Las adopciones de animales crecieron hasta un 94% en junio y un 49% en julio del año pasado. Y las compras o cambios de dueño también ascendieron un 27.1 y 17%, respectivamente en los meses antes mencionados, a comparación de 2019.

Querer incorporar un perro a la familia es también un efecto psicológico del confinamiento y de las restricciones que han llevado a todo el mundo a quedarse en casa. Por eso los veterinarios piden recordar que hay perros de raza pequeña en adopción a los que se les puede dar una oportunidad de mejorar su calidad de vida, pues “beneficia a la familia y a las entidades de protección animal y cumple con una función social añadida, que es clave en la lucha contra el abandono”, añade el comunicado.

 

CHP 


Compartir