¿Cómo desarrollar al máximo las habilidades de un bebé? Conoce EJERCICIOS de estimulación temprana

Estos ejercicios ayudarán a los pequeños a desarrollar sus habilidades físicas, intelectuales y psicosociales

¿Cómo desarrollar al máximo las habilidades de un bebé? Conoce EJERCICIOS de estimulación temprana
Los ejercicios son importantes para el desarrollo óptimo del bebé. Foto: pbcexpo

Durante los primeros años de su vida, los niños deben recibir una estimulación con la finalidad de que puedan desarrollar al máximo sus habilidades físicas, intelectuales y psicosociales. Esto, de acuerdo con la Facultad de Medicina de la UNAM se puede lograr a través de programas sistemáticos y secuenciales que abarcan todas las áreas del desarrollo humano. 

¿Para qué niños va dirigida la estimulación temprana?

La estimulación temprana está dirigida a niños con déficit en su desarrollo, niños con factores de riesgo pre, peri y postnatales y niños sanos que deseen mejorar las habilidades motrices, del lenguaje, cognitivas y adaptativas.

Las áreas de desarrollo que abarca la estimulación temprana son:

  • Motor grueso, que son movimientos generales del cuerpo, piernas y brazos.
  • Motor fino, que son los movimientos precisos y especializados de manos y dedos.
  • Lenguaje, que es la capacidad de comunicarse y hablar.
  • Socioafectivo, que es la capacidad de relacionarse con los demás y expresar sentimientos y emociones.

Ejercicios por edades

De 0 a 3 meses

  • Recuéstalo boca arriba. Extiende sus brazos con delicadeza hacia abajo, arriba y a los lados, luego crúzalos sobre su pecho.
  • Acostado boca arriba, estira y flexiona sus piernas suavemente.
  • Para ayudarle a abrir su mano, frota con una brocha o toalla la base de la mano hacia afuera extendiendo su dedo pulgar.
  • Cárgalo junto a tu pecho y cántale.
  • Procura acariciarle, arrullarle y sonreírle lo más posible. Llámalo por su nombre en cada una de las actividades que realicen. Exprésale tu cariño mediante besos y masaje suaves. 

De 4 a 6 meses

  • Acuéstalo boca arriba y ayúdalo a que se siente, sujetándolo suavemente de las manos.
  • Siéntalo con la ayuda de varios cojines para evitar que se vaya de lado.
  • Cuando este sentado, con o sin apoyo, balancéale hacia los lados, tomándolo de los hombros para tener mejor equilibrio, igualmente hacia adelante y hacia atrás.
  • Coloca en su mano una sonaja u otro objeto que haga ruido, ayúdale a sacudirlo.
  • Cerca de su mano mueve un juguete y anímalo a tomarlo.
  • Cada que balbucee o grite, imítale o platica con el/ella, responder a sus llamados los motiva a comunicarse. Es importante hablarle y sonreírle continuamente.
  • Siempre premia el esfuerzo de tu bebé con una sonrisa, una caricia o una palabra de cariño.

De 7 a 9 meses

  • Pon a tu bebe en cuatro puntos, puedes ayudarle a separar el abdomen del piso con una almohada o una toalla, llama su atención para que se desplace en esa posición.
  • Proporciónale juguetes de diferentes tamaños para que los manipule libremente. Anima a tu bebé a que tome juguetes pequeños con los dedos índice y pulgar.
  • Estimula sus primeras palabras y festéjalas.
  • Pídele que haga cosas sencillas como darte la sonaja o la taza. Cuando te las dé, agradécele.

De 10 meses a 1 año

  • Cuando tu bebé empiece a pararse, sujétale de la cadera y separa sus pies para que esté bien apoyado.
  • Ayúdale a dar sus primeros pasos, sujétalo de las dos manos, luego con una sola y pídele que camine.
  • Enséñale a meter y sacar objetos en una cubeta o un bote de boca ancha.
  •  Déjalo jugar con plastilina o masa de harina.
  • Cuando lo vistas o bañes, enséñale los nombres de las partes del cuerpo.
  • Practica con tu bebé palabras como “ten” y “dame” para que comprenda instrucciones sencillas.
  • Llévale a jugar con otros niños y niñas, de preferencia de su edad.
  • Créale buenos hábitos como lavarse las manos o guardar sus juguetes en su lugar.

De 1 año a 1 año y medio

  • Siéntale en el piso y ofrécele un juguete para que se levante y lo tome
  • Jueguen a agacharse y levantarse.
  • Introduce objetos pequeños en un bote y sácalos, que él o ella haga los mismo.
  • Pídele a tu hijo que traiga, señale o busque diferentes objetos.
  • Pídele que nombre, toque o señale objetos que le rodean, regresa a aquellos que ya sabia y olvido.
  • Permite que coma solo, aunque tire algo de los alimentos. Ten paciencia.

De 1 año y medio a 2 años

  • Juega con tu hijo a perseguirlo para que corra.
  • Jueguen a saltar desde alturas pequeñas. Si es posible, enséñale a subir escaleras.
  • Inventa juegos para que salte, camine, corra o se pare de repente.
  • Dale una hoja de papel y colores para que raye libremente. También frascos de plástico para que aprenda a tapar y destapar.
  • Aprovecha cualquier momento para platicar, utiliza frases completas e inclúyelo en las conversaciones de la familia, como si ya hablara. Explícale lo que haces y lo que ven cuando salen juntos.
  • Permite que te ayude a vestirse. Anímale a convivir con otras personas, niños y adultos. Permite que te ayude en algunas tareas del hogar.

De 2 a 3 años

  • Anímale a pararse de puntas. Ayúdale a ponerse de pie estando agachado, sin usar las manos. Mueve sus brazos en distintas direcciones mientras baila.
  • Dibujen libremente sobre un papel, puedes enseñarle a hacer líneas o círculos. Practiquen abrir puertas con manijas.
  • Léele cotidianamente historias infantiles cortas. Hazle preguntas sobre lo leído y trata de que repita parte de la historia.
  • Fomenta hábitos de limpieza. Enséñale tareas sencillas. Ayúdale a comprender lo que es suyo y lo que no le pertenece.

De 3 a 4 años

  • Anímale a saltar con un solo pie. Pongan música para bailar, con canciones que permitan coordinar movimientos de su cuerpo con lo que dice la letra.
  • Enséñale a armar rompecabezas de 3 o 4 piezas. Anímalo a dibujar y crear historias sobre sus dibujos.
  • Explícale para qué sirven los diferentes objetos. Pídele que te platique lo que hizo un día antes. Responde siempre sus preguntas y aclara sus dudas de manera sencilla.

De 4 a 5 años

  • Enséñale a hacer maromas. Dibuja una raya en el suelo y pídele que camine sobre ella. Que camine sobre las puntas de los pies y sobre los talones.
  • Proporciónale palitos y cubos, anímale a construir cosas. Que te platique sobre lo que hace; hazle preguntas que le ayuden a tomar decisiones y a reflexionar.
  • Incorpora los números a los juegos. Ayúdale a diferenciar entre izquierda y derecha.
  • Anímale a jugar con otros niños y que ellos inventen sus propios juegos. Si hay conflictos, habla con ellos y haz preguntas que les ayuden a resolverlos. Platícale la importancia de las reglas. 

Con información de la UNAM

lhp


Compartir