El resplandor del comercio digital en tiempos de COVID: retos y oportunidades

La capacidad de adaptación a un entorno cambiante a diario, y la habilidad de distinguir entre oportunidades y distracciones serán las medidas de supervivencia

El resplandor del comercio digital en tiempos de COVID: retos y oportunidades

Actualmente se vive ante una inyección de energía creativa que ha entrado en ebullición como sobre reacción natural al estrés e incertidumbre actual. Antes de la aparición del coronavirus, el mundo ya se movía a una velocidad que ya de por sí era difícil de seguir, el cambio ya era una constante y la posibilidad de hacer predicciones a largo plazo eran cada vez menores.  

Si antes se podía prever con algo de claridad lo que podría pasar el próximo trimestre, hoy difícilmente se sabe cómo será la próxima semana. Mientras los gobiernos relajan cautelosamente las medidas de aislamiento social obligatorio, los líderes deben mirar lo que viene después y cómo pueden empezar a adaptar sus organizaciones al mundo más allá de la pandemia. En tiempo récord, la gente ha montado festivales de música, cine, catas de vinos, rutinas de ejercicios, recetas de cocina, cuentos para niños y webinars.   

No solamente como una forma de expresión y entretenimiento sino el intercambio de conocimiento que la gente y las organizaciones han liberado de forma gratuita en este momento en el que no es posible salir de casa. Multinacionales como Twitter, Google, y otras del sector de las tecnologías de la información son fácilmente adaptables. Otros sectores lo tienen más complicado porque no percibían la transformación digital como la palanca necesaria para sus proyectos.

Una de las claves para que las empresas puedan mantenerse al margen de los creadores independientes es evaluar cómo funcionan los contenidos ya producidos y posteriormente comprar o vender de acuerdo a lo que se está pidiendo, estas nuevas empresas e ideas de negocios ya existen, pero al identificar oportunidades para conectar y comunicar incrementaron su popularidad exponencialmente. 

“Se trata de optimizar el esquema de home office de forma inteligente, definir quién en la organización es candidato para hacerlo, cómo implementarlo y por cuánto tiempo. Esto permitirá que la oficina sea un híbrido”, afirmó Luis Sánchez, director en Cushman & Wakefield México, durante el webinar “La evolución de las oficinas y los impactos en la cultura organizacional”.

Los cambios continuarán, creando una interrupción digital a largo plazo que dará forma a las empresas en las próximas décadas. Las empresas que elijan capitalizar estos cambios subyacentes tendrán éxito y las que no, se verán afectadas.


Compartir