¿Qué tiene que ver tu michi con la extinción de aves?

Tener un gato como mascota puede ser muy divertido, pero no para otras especies

¿Qué tiene que ver tu michi con la extinción de aves?
Conoce las razones de porqué un gato no es la mejor opción como mascota. Foto: Especial

Los gatos domésticos son cada vez más comunes en los hogares mexicanos; las personas los prefieren por ser suaves, a veces dormilones y muy independientes. La verdad es que la idea de tener un gato doméstico como mascota suena bastante cómoda, no requieren mucha atención y cuidados, son limpios y no es complicado lidiar con su compañía. Todo lo contrario.

Los gatos son ligeros, poseen un pelaje suave y brilloso y bigotes firmes, su cuerpo, además, es flexible y un tanto musculoso. Son muy ágiles y su forma de juego casi siempre es una secuencia de caza, ya sea perseguir una bola de estambre, o seguir un cordel.

En general, suelen ser solitarios, pero si encuentra un gato del sexo opuesto, pueden llega a formar una relación menos tóxica que la tuya, y que se extienda más allá del proceso de apareamiento.

Sin embargo, hay una mala noticia: tu michi o el felis catus -su nombre científico- puede ser el causante de que la vida silvestre se extinga. De acuerdo con un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana, coordinado por la científica Clementina Equihua, en México residen 46 de las 100 especies exóticas invasoras, clasificadas como las más dañinas del mundo. Una de ellas es el gato doméstico.

El impacto en otras especies

Se dice que el impacto de los gatos sobre poblaciones de otros mamíferos de tamaño pequeño es muy fuerte; y es que, al ser excelentes depredadores y con gran potencial de reproducción, pueden incluso motivar la extinción de una presa muy abundante.

 Científicos de la UNAM, a través de una investigación recopilada en el libro ‘Animales exóticos en México: una amenaza para la biodiversidad’ explican que la introducción de un gato en el hábitat de otra especie, por ejemplo, de las aves, puede generar el crecimiento excesivo de este depredador y una vez que esta haya disminuido, entonces el impacto sobre el resto de la especie puede ser mayor.

A ello se agrega que el gato doméstico es también un competidor en potencia con otras especies nativas del país. Y uno de los puntos más importantes: es un portado y muy eficiente transmisor de diversas enfermedades y parásitos, mismas que pueden ser transmitidas al ser humano.

¿Cómo solucionamos el problema?

La mejor medida es la prevención. Si tienes un michi, lo mejor es que lo esterilices para evitar la reproducción excesiva. No lo liberes o abandones en ambientes naturales. 

 

Con información de ‘Animales exóticos en México: una amenaza para la biodiversidad’ de los autores:

Jorge G. Álvarez-Romero

Rodrigo A. Medellín

Hector Gomez de Silva

 

sn


Compartir