¡Ten cuidado! Conoce los malos hábitos que DAÑAN tu relación

Es importante fortalecer los canales de comunicación para que las parejas resuelvan sus problemas rápido

¡Ten cuidado! Conoce los malos hábitos que DAÑAN tu relación
Son muchos factores que pueden provocar una crisis de pareja. Foto: Freepik

Las discusiones de pareja por algún tipo de comportamiento de uno de los miembros es algo natural, pues en lo que se acoplan y se van conociendo salen cosas que el otro desconoce y podrían no gustarle mucho. Por eso es menester tener un fuerte vínculo de comunicación para que se resuelva lo antes posible. 

Además de esto, la rutina parece es otro de los factores que podrían enfriar aquel fuego que los mantenía como muéganos, pues no darle un cambio a las actividades resulta ser mortal a la larga. 

Asimismo existen actividades que podrían estar haciendo y que de no corregirlo podría derivar en una crisis de pareja que, al igual que una bola de nieve, terminaría en un problema colosal que derivaría en una inminente separación. 

¿Cuáles son los malos hábitos en las parejas?

Crítica en la forma como el otro hace las cosas

Aunque parezca algo sin importancia, la constancia en este mal hábito podría ir erosionando la relación. A veces señalar esto podría dar un pésimo mensaje a la pareja. En lugar de lanzar una crítica hiriente, podrían aprender a hacer las cosas juntos y seguir fortaleciendo sus vínculos. 

Darse la vuelta después de tener intimidad

Algo que es común en los encuentros casuales, no debe suceder en una pareja estable, pues este es el segundo momento más importante. Se debe aprovechar para charlar en lo que la relajación invade el cuerpo. Lo recomendable es que no se pierdan los besos y las caricias. 

Estar con el celular encendido durante la noche

No siempre los ritmos de sueño son los mismos y el descanso es sagrado para dos personas que tienen que lidiar con el día a día en el trabajo a primeras horas de la mañana. Es necesario respetar los horarios de descanso para no levantar "ámpula".

Dejar cosas para que el otro las haga

Esto es algo grave a menos que al otro no le importe y termine haciendo prácticamente todo, como levantar o lavar los trastes, alzar determinados objetos de la casa o realizar las tareas domésticas. Sin embargo, con el tiempo el cansancio va a manifestarse y costará más trabajo crear el hábito de cooperar, pues antes que nada, la relación es prácticamente un equipo. 

lhp


Compartir