¿Puede el diseño salvar al turismo urbano?

Alrededor del mundo, las grandes ciudades idean soluciones originales para recuperar su flujo turístico. Emilio Cabrero, director de Design Week México, reflexiona sobre el papel que el diseño deberá jugar

¿Puede el diseño salvar al turismo urbano?
Además, se genera un turismo más especializado entre los viajeros que quieren ir a museos, galerías, ferias y exhibiciones. Foto: JAIME NAVARRO / CORTESÍA DWM

Alrededor del mundo, las grandes metrópolis vieron sus flujos turísticos comprometidos por la pandemia de la COVID-19. México no fue la excepción. Emilio Cabrero, director de Design Week México y quien encabezó el proyecto que, en 2018, le mereció a la Ciudad de México el nombramiento de World Design Capital, nos dijo cómo el diseño puede contribuir a la recuperación del sector.

¿El diseño puede incrementar el valor turístico de una ciudad?

Estoy 100 por ciento seguro de que el diseño aumenta el valor agregado de las ciudades para los visitantes. Por ejemplo, en 2019, más de 370 mil personas de 188 países diferentes viajaron a Milán durante la Semana del Diseño. Además, se genera un turismo más especializado entre los viajeros que quieren ir a museos, galerías, ferias y exhibiciones, al igual que quienes van en busca de restaurantes y hoteles específicos. Incluso, restaurantes y casas de autor que cuenten con diseños exclusivos y propositivos; o sitios como la Casa Luis Barragán y el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo generan muchísimas visitas. 

Todo esto impacta positivamente en la industrias hotelera, restaurantera y de transportación.

Inédito se celebró en el Espacio CDMX, en Chapultepec, durante la más reciente edición de Design Week México. Foto: Cortesía

¿Qué ciudad de la República Mexicana sería un ejemplo de "buen diseño" en términos turísticos?

Indiscutiblemente, tendría que ser la Ciudad de México. Después, me atrevería a decir que Guadalajara, con los centros culturales de Zapopan. Creo que, en cuanto a diseño, estos son los dos polos más notables.

Es muy importante que los centros urbanos estén bien diseñados y sean atractivos. Los viajeros valoran las ciudades amigables al peatón y que hayan desarrollado una buena infraestructura de transporte —público y privado— que facilite su navegación.

Espacio diseñado por C Cúbica Arquitectos para la Design House de Design Week México 2020. Foto: Cortesía

 

Después de la pandemia, ¿cuál será el mayor reto, desde el diseño, para regenerar al turismo?

Creo que habrá una pelea por los destinos y por la oferta. Y los que tengan una cartera más amplia de propuestas, ideas y proyectos serán los más visitados. 

En México, vamos a tener que competir con las grandes metrópolis y sus festivales. Esa es la realidad. Por ejemplo, en un lapso de tres semanas, el festival de Nueva York reúne la feria de arte, la de antigüedades y la de diseño.

¿Qué papel juegan las plataformas digitales, como las redes sociales, en la relación entre diseño y turismo? Y ¿cómo un destino puede sacar ventaja de ellas? 

Indiscutiblemente, son muy importantes. Desde mi punto de vista, la elección de un destino comienza en el engagement, la visibilidad y la construcción de una imagen que las plataformas digitales ofrecen.

En comparación con otras grandes ciudades del mundo, ¿qué destaca a la Ciudad de México como una capital a la vanguardia del diseño?

 A mucha gente le gusta el carácter de colonias como la Roma, Condesa y Polanco, que son muy peatonales y presumen muchos usos mixtos que generan un gran crisol: junto a un restaurante hay una tiendita, una panadería y, a un lado, una galería. 

De la misma manera, la amalgama de residentes disímiles que cohabitan en las mismas calles las vuelven muy interesantes. 

Además, claro, de que son lugares en donde destaca la arquitectura, en especial, las construcciones art déco y coloniales. 

La conjunción de todos estos valores las hacen muy especiales y únicas.

¿Cómo se logró el nombramiento de la Ciudad de México como World Design Capital en 2018?

Lo que conseguimos fue realmente muy importante, porque fue la primera vez que una ciudad de América fue reconocida como capital mundial del diseño. 

Eso, desde luego, contribuyó a ponerla en el mapa global de nuestra disciplina.

Vinieron muchísimos visitantes, se hicieron bastantes actividades, participaron conferencistas internacionales de gran nivel y mostramos otra cara de nuestro país que tiene que ver con sus industrias creativas, con las incidencias y reflexiones del diseño en las prácticas artesanales y en los materiales locales. Todo eso es diseño mexicano.

Foto: JAIME NAVARRO / CORTESÍA DWM

Emilio Cabrero es director de Design Week México y socio fundador del despacho C Cúbica Arquitectos. 

BGM


Compartir