ALIMENTACIÓN INFANTIL

Alimentación infantil: ¿Cómo lograr que tus hijos no odien la comida?

Si tu hijo rechaza algunos alimentos, es probable que como padres seamos los responsables de ello; por eso te compartimos algunos consejos para evitarlo

ESTILO DE VIDA

·
Mantener una alimentación balanceada favorece al desarrollo de los niños Foto: Especial

Hemos vivido rodeados de estándares nutricionales “ideales” y siempre estamos al pendiente de qué debemos o no comer, éste estrés se refleja en la alimentación de nuestros hijos, en lo que ofrecemos y en el tipo de acercamiento que tenemos hacia ciertos alimentos.

Cuando le quitamos las emociones a los alimentos deja de ser prohibida, castigo, consuelo, premio o ansiedad y así se descubre que es simplemente comida que se puede disfrutar, comenzamos a reconocer las señales del hambre física y emocional y a honrar nuestras elecciones, se crea una estimulación plena de hormonas de placer como dopamina y serotonina y disminuye el estrés generado por el cortisol, esto ayuda a regular el metabolismo y controlar la saciedad.

Cuando terminamos con esta moralización se elimina el pleito ligado con el plato de comida se comienza a reflejar gozo, placer y bienestar en torno a los alimentos, se eliminan batallas en la mesa y sobre todo, se permite comer de manera consciente.

Te podría interesar: Salud Infantil: Enfermedades más comunes en invierno y cómo prevenirlas

Recuerda que hay 5 principios básicos para comenzar una alimentación más consciente:

  1. Estructura: Mantener un horario establecido para las comidas, recuerda que los niños necesitan comer cada tres horas, prepárate y anticipa con platillos variados y de calidad.
     
  2. Haz una transición antes de sentarse en la mesa: Realizar una actividad que ayude a generar una transición como lavarse las manos, platicar, relajarse con tan solo cinco minutos puede ayudar en la aceptación de los alimentos.
     
  3. Respeta las señales de hambre y saciedad: Es posible que el apetito cambie de una hora a otra, respeta la cantidad que quieran ingerir y ayuda a facilitar el proceso.
     
  4. No pongas en un pedestal ningún alimento: Generar un balance en todos los grupos de alimentos ayudará a que no se tenga preferencia por alguno, jamás castigues, premies o condiciones con comida esto solo generará ansiedad por un alimento.
     
  5. Recuerda hacer siempre un momento agradable entorno a la mesa: La memoria que se tiene entorno a los alimentos dependerá de cómo se sentían en el momento de sentarse a comer, si es un momento de estrés y presión solo creará rechazo y cero apetito, pero si creamos una atmósfera amena se hará una rutina en la cual siempre quieran estar y participar.

Te podría interesar: Diabetes Infantil: Las 3 causas más comunes de esta enfermedad en niños

Comencemos a hacer el cambio en nosotros mismos, cuando los adultos sanemos nuestra propia relación con los alimentos podemos crear una alimentación plena en nuestros hijos.