¿Escribes un cuento infantil? Sigue estos sencillos tips para darle un giro inesperado a tu historia

Para transformar el final de un cuento lo primero es conocer cómo inicia

¿Escribes un cuento infantil? Sigue estos sencillos tips para darle un giro inesperado a tu historia

¿Te ha pasado que terminas de leer un cuento y llegado el momento piensas que el final podría ser diferente? Cambiarlo podría significar encontrar distintas posibilidades para resolver situaciones, incluso considerar un punto final inesperado y sorprendente.

El Heraldo Kids y Lorena Rosales, bibliotecaria y mediadora de lectura de IBBY México comparten para ti estas recomendaciones que te serán de utilidad para encontrar un desenlace alternativo para tus historias favoritas. Considera que la imaginación y la creatividad serán tu sello personal para cerrar con broche de oro esas lecturas que se han convertido en tus consentidas.

1. Para transformar el final de un cuento lo primero es conocer cómo inicia. ¿Quién comienza a contar? Puede ser el narrador que nos dice, por ejemplo:  “había una vez una casita en el bosque” o “Paloma es una niña que vive en el bosque…”. 

También los personajes comienzan contando la historia. Podría ser: “Mi casa está en medio del bosque, me llamo Paloma…”desde el inicio comenzamos a entender quién estará en la historia y en dónde se desarrollará.  

2. Conocer a los personajes es importante ¿Cómo son y cuál es la relación entre sí? 

Podría tratarse de un solo personaje que vive una o varias situaciones, o bien, varios personajes que tal vez se conocen y se encuentran en distintos momentos. O no se conocen, pero también habitan en ese cuento.

3. ¿Cómo es el lugar del cuento? ¿Todo sucede en un mismo espacio o la historia cuenta que van de un lugar a otro? En el cuento de Ricitos de Oro y los Tres Ositos; estos últimos salen de su casa a pasear al bosque, y Ricitos de Oro, llega del bosque a la casita de los osos. 

 4. ¿Cómo se desarrolla la historia? ¿Los personajes deben resolver algún problema? ¿Cómo se sienten?  Por ejemplo: puede tratarse de un niño que irá de vacaciones con su familia, habrá una alberca. A este viaje van todos sus primos, pero hay un problema: no sabe nadar. Está preocupado, no le gustaría perderse la diversión de un chapuzón. 

5. Cuando estás cerca del final de un cuento comienzas a pensar en las mil formas en que podrá terminar. Es emocionante descubrir si es como lo habías pensado o terminó diferente. 

6. Ha llegado el momento de cambiar el final. Lo primero es: recordar cómo imaginabas que terminaría la historia. 

7. Ahora que lo has recordado es hora de escribirlo. Hazlo tal como lo pensaste y una vez escrito léelo en voz alta ¿Cómo se escucha ese final? ¿Cambiarías algo? Si quieres, puedes hacerlo.

8. A tu final puedes añadir otros personajes, prueba con algunos que tú inventes, o con los mismos del cuento. También puedes hacer que ocurra en otro lugar. 

9. Es importante que tu creación siempre tenga relación con la historia.

10. Si lo prefieres, puedes invitar a alguien a transformar el final. Puede ser con las ideas más locas que se les ocurran. 

No olvides escribir todos los finales del cuento y leerlos en voz alta ¡Será divertido!

No hay un límite para cambiar el final de un cuento, puede terminar de todas las formas que imagines.

 


Compartir