CORTOMETRAJE

El corto japonés más perturbador que verás; stop motion es más impactante que El extraño mundo de Jack

La habilidad del director de "MI Pequeña Cabrita" no dejará a nadie indiferente

ESPECTÁCULOS

·
Este corto no puede dejar a nadie indiferente

Tomoki Misato es un joven de 29 años que vive en Japón. Como muchos directores en sus inicios, ha comenzado su carrera haciendo cortos. Su especialidad es el stop motion, una técnica que popularizó en occidente Henry Selick y Tim Burton con "El extraño mundo de Jack". 

Una de sus primeras obras es "Mi pequeña cabrita", un metraje que no dura más de 10 minutos y deja un sabor amargo en la boca por lo crudo de sus significados, pese a su estética simple y adorables personajes. Aunque fue estrenado 

Esta técnica se logra tomando miles de fotografías de marionetas o figuras dentro de un escenario para dar la ilusión de movimiento. Además de tardada, complicada y sumamente desgastante, permite crear mundos enteros con pocos recursos. 

Sin embargo, en esta obra que fue presentada bajo el escudo de la división de Artes de la universidad de Tokio, el realizador aprovecha las limitaciones a las que fue sometido para crear una historia sólida, compleja en significado y con un mensaje aterrador. 

La historia comienza con una madre oveja sacando a sus bebés del estómago de un lobo. Uno de sus pequeños falta, por lo que decide buscarlo. Cuando sus hermanos lo ven, a todos les cuesta diferenciarlo de los demás. Así empieza la desgarradora historia, la cual está presente en el siguiente video:

Aquí el aterrador corto 

Aquí la explicación

Spoiler alert: primero ve el corto, antes de conocer la explicación. La realidad supera la ficción, es uno de los dichos más mencionados en el folclor popular y es precisamente lo que logra esta obra, la cual se convierte en un símbolo del abuso infantil

El que esta producción inicie con la madre de las ovejas sacando a sus hijos de la panza del predador no es una casualidad, debido a que esto es índice de que el único que no está es el que ha sido "consumido" por entero como una alegoría de de todos es el que ha padecido el abuso de forma más profunda. 

Los hermanos del niño y su madre son ovejas porque aún son "puros" o diferentes a él. Esto habla de la culpa que siente por haber sido víctima de un encuentro en el que fue violentado y del cual no puede explicar a los demás. Se le pone un abrigo de lana para hablar de la normalización del ataque que sufrió y cómo éste intenta ser negado.

Las ovejitas tienen varias partes desprendidas de la piel y algunas están cubiertas de sangre para dar a entender que también son partes de este abuso, aunque a ellas no les han quitado su inocencia aún. 

El padre o pareja de la madre se presenta directamente como un ser humano que se transforma en lobo e intercambia de forma entre una toma y otra. Esto indica que es complicado distinguir entre un agresor y una persona común. Al final, la madre toma su papel como protectora de las ovejitas y termina por tirar el cuerpo del "lobo" en el río.

Los hijos de la mujer aprenden que tienen formas de defenderse ante cualquier persona que pretenda violentarlas en el futuro, aunque no esté su mamá