María Félix: ¿Por qué exhumaron el cuerpo de "La Doña"?

Benjamin Félix hermano de María, denunció que “La Doña” probablemente había muerto en circunstancias irregulares

María Félix: ¿Por qué  exhumaron el cuerpo de "La Doña"?
El cuerpo de "La Doña" fue exhumado 4 meses después de su muerte. Foto: Cuartoscuro

Un día como hoy, nació y murió la gran diva María Félix lo primero ocurrió en el año de 1914 y lo segundo fue en 2002 mientras dormía en su residencia ubicada en la Colonia Polanco en la CDMX, a 19 años de su partida su legado no ha desaparecido y es recordada por su talento, belleza y esa gran actitud.

Sin duda alguna, la noticia de la muerte de María Félix conmocionó al medio del espectáculo, su último adiós se hizo en el Palacio de Bellas Artes en donde una larga lista de personalidades acudieron para despedirse de la gran Diva del cine de oro mexicano. 

Sin embargo, la noticia de su muerte no sería la última que se daría sobre María Félix, pues tan solo cuatro meses después autoridades exhumaron el cuerpo de “La Doña”, el cual se encontraba reposando en el Panteón Francés ubicado en la Colonía San Joaquín en la CDMX.

¿Por qué lo exhumaron?

Como era de esperarse, las disputas por la herencia de María Félix no se hicieron esperar, por lo que su hermano Benjamin Félix denunció que “La Doña” probablemente había muerto en circunstancias irregulares pues el cuerpo de la actriz solo se le permitió verlo a su hermana Eugenia.

Ante esto el 29 de agosto de 2002, elementos especializados de la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tomaron muestras del cuerpo de la Gran Diva de la época del Cine de Oro mexicano.

Los medios de comunicación no tuvieron acceso al Panteón aquel día de la exhumación del cuerpo de “La Doña”, incluso sobre volaron el camposanto con la intención de obtener alguna imagen pero fue en vano pues, las autoridades cubrieron con una carpa la tumba de María Félix.

Foto: Cuartoscuro

Fue en punto de las 10:00 horas de aquel 29 de agosto cuando peritos trasladaron el cuerpo de María Félix al anfiteatro del Panteón Francés para realizar la necropsia y tomar las muestras necesarias para dictaminar los motivos de su muerte.

La gran sorpresa que se llevaron los peritos de la entonces PGJDF es que a pesar de que ya habían pasado poco más de 4 meses de la muerte de “La Doña” sus órganos aún estaban en un óptimo estado, por lo que le permitió a los especialistas tomar hasta tres veces más las muestras de tejido que se necesitaban.

Foto: Cuartoscuro

Luego de todos los estudios forenses, días después se demostró  que María Félix no fue asesinada ni murió de manera irregular como su hermano lo sospechaba, por lo que la denuncia no procedió y el testamento se dejó tal cual ella lo dispuso.

bmz

 


Compartir