Así fue como Pedro Infante conoció a Irma Dorantes, su último GRAN AMOR

El actor mexicano era un rompecorazones, pero fue Irma quien le robaría el suyo

Así fue como Pedro Infante conoció a Irma Dorantes, su último GRAN AMOR
Irma Dorantes sería la mujer con la que Pedro pasaría sus últimos años. Foto: Especial

Pedro Infante es considerado uno de los grandes exponentes del Cine de Oro en México, pero también era uno de los actores más guapos de aquella época, por lo que hubo una gran cantidad de mujeres que morían por ser su novia, pero fue una la que terminaría robándole el corazón al Ídolo de Guamúchil. 

Después de su primer matrimonio, mismo que terminó en en 1942 todo parecía indicar que no será fácil que otra mujer llegara para robarle el corazón a Pedro, pero entonces cuando conoció a una pequeña actriz en 1948, misma que como todos saben era Irma Dorantes.

Ella de 14 años y él de 33, realizaron una escena en la película "Los Tres Huastecos", momento en el que parecería que Infante quedaría flechado con los encantos de la joven actriz. Posteriormente realizaron tres películas más, mismas que Pedro usaría para ir enamorando sutilmente a Dorantes. 

La historia de amor

Después de aquel momento en el set de grabación, donde se conocieron por primera vez, el exponente del Cine de Oro en México comenzó a trabajar lo que sería su historia de amor, ya que poco a poco se fue ganando el corazón hasta concluir con siete años de una bonita historia de amor. 

Como ya se dijo se podría decir que fue su gran amor, ya que en 1953, cuando ella tenía 19 años, o estaba cerca de cumplirlos, Pedro culminaría la obra maestra al casarse con ella en el 10 de marzo; pero que no dudaría mucho, ya que cuatro años después perdería la vida en un accidente aéreo. 

Antes de perder la vida y con mucho amor por repartir, Pedro Infante le dedicaría una de las canciones más bonitas que se podían imaginar, "Despacito", misma que fue escrita especialmente para ella por José Alfredo Jiménez, quien no era muy dado a escribir letras por encargos, pero al tratarse del amor de su amigo, no pudo negarse. 

Fue un secreto 

Se dice que durante 50 años, Irma no quería contar esta bonita historia de amor, ya que no había sanado la herida que había dejado su prematura partida en 1957. Lo que queda claro es que con el paso del tiempo se colocaría como una de las grandes actrices de la época.

Estuvo 14 años en un espectáculo de caballos y música, donde desempeñaba otro de sus grandes talentos, el canto, pero lo que queda claro es que el dolor de su partida fue muy grande, tanto que en una ocasión confesó que durante 25 años no pudo escuchar una sola canción del Ídolo de Guamúchil. 

Pero para 2007 todo sería revelado, ya que presentó un libro que se tituló "Así fue nuestro amor", mismo donde ella misma narra todos los detalles de aquellos años cuando estuvo junto a Pedro Infante. 

dza


Compartir