José Ángel García; un solitario adiós

El director, padre de Gael García Bernal, falleció a los 70 años ayer por la madrugada, su cuerpo fue velado por la noche del viernes

José Ángel García; un solitario adiós
Inició su carrera en cine y televisión a mediados de la década de los 60. Fotoarte: Arturo Ramírez

“Sus pulmones se debilitaron muchísimo, porque se complicó con una infección bacteriana que le dio en los riñones y después subió a dichos órganos. Ahí es donde no pudo recuperarse más, lamentablemente”, comentó entre lágrimas Bella de la Vega, esposa del director José Ángel García, padre de Gael García Bernal, quien falleció la madrugada de ayer a los 70 años. 

La pareja vivía en Cancún y viajaron a la CDMX, porque el director tuvo una junta con la producción de La Rosa de Guadalupe el pasado 12 de enero. Fue ese mismo día por la noche cuando su salud empeoró. Por temor a contagiarse en el hospital de COVID-19 recibió atención médica en su casa, pero al no ver mejoría, fue internado.

“En el hospital tampoco reaccionó bien, parece ser que sus pulmones ya estaban muy dañados”, agregó.

Bella explicó que le avisó a Gael García Bernal lo sucedido desde la primera hora del viernes: “Gael siempre ha sido un hombre muy trabajador, el trabajo lo mantuvo alejado de su papá, se hablaron muy poco, creo que a José Ángel le hubiera gustado hablar más con él, pero ya no se pudo”. De la Vega veló el cuerpo del actor en una funeraria Gayoso, ayer por la tarde noche. 

LARGA CARRERA 

De la Vega aclaró que José Ángel García nació el 30 de octubre de 1950, por lo que tenía 70 años. Inició su carrera en cine y televisión a mediados de la década de los 60. Entre las producciones en las que participó como actor están La Seducción (1981), El día que murió Pedro Infante (1982) y Nadie es perfecto (1999). 

Con el tiempo trabajó como asistente de director en telenovelas como Muchachitas (1991) y Soñadoras (1998); después dirigió Al filo de la muerte (1991), Mágica juventud (1992), Mujer de madera (2004), La verdad oculta (2006), y La fuerza del destino (2011).

Por Patricia Villanueva

 


Compartir