Cierre de escuelas por pandemia en México, cuesta 4.5% del PIB; equivale a más de un billón de pesos

México es el país de la OCDE que cerró por más tiempo sus planteles

Cierre de escuelas por pandemia en México, cuesta 4.5% del PIB; equivale a más de un billón de pesos
México es el país de la OCDE que cerró por más tiempo sus planteles. Foto: Especial

México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con el cierre de escuelas más prolongado, situación que va a generar una pérdida en la productividad.

El costo económico para los mexicanos es de al menos 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), esto es un billón 120 mil millones de pesos.

Según la OCDE, la suspensión de las escuelas durante un tercio del año escolar deja una pérdida de habilidades de las personas,
equivalente a 1.5 por ciento del PIB; en México, el cierre se ha prolongado poco más de un año.

Tomando en cuenta que cada punto del PIB equivale a 249 mil 830 millones de pesos, en total se perderían 1.12 billones de
pesos, lo cual es 17.79 por ciento del gasto neto del gobierno de México en 2021.

Fátima Masse, investigadora del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), dijo que las clases a distancia han evidenciado que la mayoría de los estudiantes de las escuelas públicas presentan importantes rezagos económicos que han afectado su formación.

“Las autoridades deben implementar acciones diferenciadas para atender las necesidades de diferentes poblaciones y construir un plan serio, con metas e indicadores, para compensar el posible rezago educativo”, destacó la especialista.

En entrevista con Darío Celis, para El Heraldo Televisión, el presidente de la Asociación Nacional de Escuelas Particulares (ANEP), Alfredo Villar Jiménez, expresó que ven con mucho entusiasmo que se esté dando el regreso paulatino a las aulas.

La OCDE advirtió que entre más tarden los gobiernos en volver a sus niveles anteriores de clases presenciales, las pérdidas van
a ser mayores.

Una situación que repercute principalmente en las personas con menos recursos, pues son los más propensos a abandonar la escuela y a tener una educación más deficiente, detalló el organismo internacional.

POR LAURA QUINTERO

MAAZ


Compartir