Dolor, demandas, subastas y añoranza en torno a Kobe Bryant

A un año de la muerte del exbasquetbolista y su hija Gianna, la tristeza no cesa, así  como más situaciones legales salen a relucir; mientras algunos artículos del ex astro NBA están a la venta

Dolor, demandas, subastas y añoranza en torno a Kobe Bryant
Hoy se cumple un año de la muerte de Black Mamba, su hija Gianna y otras siete personas. Foto: AP

Hace un año, en la era previa a la pandemia del coronavirus, el deporte vivió, antes de la contingencia, un cisma mundial con epicentro en la duela de basquetbol: la repentina muerte de Kobe Bryant, quien al lado de su hija Gianna, falleció dentro del helicóptero que se precipitó en la zona montañosa de California, mientras viajaban a un partido de la pequeña.

Aquel fulminante y devastador desplome que acabó con sus vidas desató a la vez una ola de zozobra, desolación y dolor que aún hiere a su paso. Aunque los Lakers de Los Ángeles (equipo de la NBA en que militó Bryant) no harán ninguna ceremonia en el primer aniversario luctuoso, ni vestirán los números de Black Mamba en los encuentros del 25 y 27 de este mes, ante los Cavaliers de Cleveland y los 76ers de Filadelfia, tanto la liga, como la franquicia y los propios jugadores mantienen presente a Kobe. 

LeBron James, quien en sus inicios era comparado con él, postea continuamente recuerdos de Kobe en sus redes sociales; mientras el español Paul Gasol, amigo y excoequipero de Bryant, nombró a su hija Elisabet Gianna Gasol para llevar por segundo nombre el de la pequeña del exastro, que falleció en sus brazos aquella mañana del 26 de enero; el ibérico y su familia han reiterado que estarán para la familia Bryant de forma incondicional.

De esta familia quedan cuatro mujeres: su viuda Vanessa, de 38 años; Natalia, de 18; Bianca, de 4, y Capri, de 1. Natalia ha sido la ‘roca’ en quien Vanessa se sostiene ante dos pérdidas tan duras. El pasado 23 de agosto, cuando Kobe hubiera cumplido 42 años de edad, ella tatuó en su muñeca y en su cuello las dos últimas frases que su esposo y su hija le escribieron en redes sociales. 

Demandas de un lado a otro

Tras aquel accidente en el que fallecieron además seis pasajeros y el piloto, se concluyó que entre las causas se encontraba el exceso de niebla y escasa visibilidad; ello abrió una agrietada ruta sobre caminos legales, sinuosos y de diversas demandas.
Vanessa Bryant demandó primero a la compañía Express Helicopters & Island Express Holding Corp., al responsabilizar al piloto Ara Zobayan (viejo conocido de Kobe) por considerarlo negligente al volar en esas condiciones, y la hoy viuda calcula el daño en 200 mdd, a razón de las más de 20 marcas patrocinadoras que aún auspiciaban a su esposo.

Pero ella también demandó a los agentes de la policía de Los Ángeles que llegaron a la zona del desastre, tomaron fotografías y muchas de ellas no sólo se compartieron en redes sociales, sino que también se publicaron en medios masivos de comunicación.

El sheriff Alex Villanueva admitió que ocho de los hombres a su mando están implicados y a razón de esta violación a la intimidad de las víctimas, el gobernador de California, Gavin Newson, quiere convertir en delito que agentes retraten estas situaciones.

Sin embargo, la propia Vanessa también enfrenta una demanda por parte de su mamá, Sofía Urbieta, quien denunció a su hija por sacarla de su casa al morir Kobe, y quien asegura que el exbasquetbolista se comprometió a cuidarla hasta su muerte. La mujer de 68 años de edad solicita una indemnización como “asistente y niñera de sus nietas”, valuada en 96 dólares por hora y 12 horas al día por 18 años; un estimado de 5 mdd, además de una casa y un auto todoterreno.

Arreglos post mortem al testamento


Se estima que en su carrera como jugador y posterior a ella, Kobe generó una fortuna de 600 millones de dólares; entre esto se encuentra lo que obtuvo gracias a ser dueño de una sociedad de inversión llamada Epic Games, creadora de Fortnite, el videojuego más rentable de 2020 y que generó más de 2 mil 500 mdd.

Aunque desde 2003 Kobe hizo su testamento y éste sufrió modificaciones con el nacimiento de sus hijas, la única que no ingresó en el documento fue Capri, quien tenía siete meses de edad al morir su padre.

Según los apartados legales, la herencia de 600 mdd se debía dividir en tres partes iguales, pero Vanessa pidió que se contemple a Capri y se dividiera en cuatro este patrimonio; a pesar de tener en claro que de sus cuatro hijas, Gianna también falleció, aún no se ha estipulado quién recibirá o qué se hará con la parte proporcional que le correspondería a la que fue considerada como su ‘heredera en la duela’, por ser quien siguió sus pasos deportivos y quien continuamente lo acompañaba a partidos NBA.

Homenajes póstumos

En la misma semana que fallecieron Bryant y su hija, la NBA anunció un duelo en la liga y Los Lakers de Los Ángeles convocaron a hacer un homenaje en el Staples Center al que asistieron personalidades como Michael Jordan, Christina Aguilera, Beyonce, Marc Anthony y obviamente su familia.

Sin embargo, a lo largo del año se hicieron extensivos los recuerdos de ambos. En el Super Bowl del año pasado, tanto los 49ers de San Francisco como los Chiefs de Kansas City se pararon en la yarda 24 de sus respectivos campos para recordarlos.

Hoy campeones de la Serie Mundial, los Dodgers de Los Ángeles (equipo de la MLB al que apoyaba Bryant), también tuvieron un momento de duelo en agosto pasado, cuando al conmemorar el nacimiento del ex jugador NBA usaron el jersey amarillo que vistió con los Lakers; el pelotero Justin Turner llevó aún más lejos el reconocimiento y usó unos spikes con las imágenes de Bryant y de su hija. 

En el ring también se dieron esbozos de su memoria. El púgil boricua Subriel Matías usó pantaloncillo amarillo y púrpura y su esquina portó camisas amarillas con el número 8, en su derrota ante Petros Anayan, que fue pelea de respaldo de la cartelera ‘Fury vs Wilder 2’.

En el épico regreso de la leyenda de 53 años de edad Mike Tyson, que enfrentó a Roy Jones Jr., fue éste último quien vistió los colores de los Lakers de Los Ángeles en honor a Kobe, también sus guantes fueron en tonos púrpura y amarillo: el derecho con el número 24 y el izquierdo con el 8 (que usó en sus uniformes) y las siluetas del exjugador.

Subastan su auto

La Kobemanía está en un mayor apogeo que cuando el ex basquetbolista jugaba. Al fallecer, las ventas por internet de artículos de Bryant saturaron la demanda a tal nivel, que la empresa Nike sacó del mercado sus productos para no lucrar con su deceso; sin embargo, otras ofertas aún se comparten.

En los últimos días salió a subasta uno de los regalos más especiales que Vanessa hizo a Kobe: un Chevrolet Impala 1963 descapotable que ella mandó acondicionar para su esposo y le obsequió en la Navidad de 2006. Tiene sólo 40 mil kilómetros recorridos y Vanessa se encargó de pedir las adaptaciones para hacerlo lowrider y a la vez, lo suficientemente cómodo para los 1.98 metros de estatura que tenía el bicampeón olímpico.

El auto estuvo en el garaje de Kobe hasta 2013 y tras venderlo, su nuevo dueño lo ofrece en un precio mínimo de 100 mil dólares.
Tan sólo cuatro días antes de su primer aniversario luctuoso, el mundo tenía un nuevo motivo para recordar a Kobe, al cumplirse 15 años de un récord aún vigente: los 81 puntos que hizo el 22 de enero de 2006 ante los Raptors de Toronto, encuentro que los angelinos ganaron 122-104; de ese total, 55 unidades Kobe las hizo en la segunda mitad del encuentro y aunque tampoco ha habido quien rompa su récord de premios MVP de la NBA, al ganarlo en cuatro ocasiones, ni ser dos veces campeón anotador, o en 18 ocasiones jugador All Star, la huella de Bryant es más profunda que lo escrito en las estadísticas y al día de hoy, su ausencia deja un amargo sabor que pasa lento y con tragos de añoranza.

Por Katya López Cedillo
 


Compartir