MAÍZ PARA MÉXICO

Cencalli: Un sitio para el maíz en el Complejo Cultural Los Pinos

En El Molino del Rey, antigua sede de los guardias presidenciales, se inauguró un espacio dedicado a la cultura alimentaria mexicana

CULTURA

·
En El Molino del Rey, antigua sede de los guardias presidenciales, se inauguró un espacio dedicado a la cultura alimentaria mexicana. Foto: Especial

El espacio, donde estuvo una de las dos cabañas que construyó Vicente Fox en Los Pinos, ahora aloja el Centro de Documentación Guillermo Bonfil Batalla, dedicado a la cultura alimentaria mexicana.

El espacio también hospedará una ludoteca que forma parte de “Cencalli. La Casa del Maíz y la Cultura Alimentaria”, el nuevo museo inaugurado en el Complejo Cultural Los Pinos.

Lo que antes también fue la oficina de Angélica Rivera, exesposa de Enrique Peña Nieto, es un centro que incluye además espacios expositivos, un mercado “agroecológico” denominado El Solar y más adelante, antes de que termine el año, un restaurante donde se ofrecerá comida tradicional mexicana.

El inmueble principal que aloja a Cencalli es el Molino del Rey, que antes de la llegada de López Obrador a la presidencia, ocupaba el Estado mayor Presidencial.

El inmueble “estaba subdividido por plafones, con unos recorridos angustiosos y una escalera en medio que apenas podía pasar una persona. Oscar Hagerman fue quien intervino el espacio, él abre esta infraestructura y se reconoce un edificio de cuatro pisos extraordinario”, afirmó Alejandra Frausto, secretaria de Cultura federal.

Dulce Espinosa, coordinadora del espacio, afirma que se cuenta con siete salas permanentes y una para exhibiciones temporales, y asegura que la instalación del sitio ha respetado la idea original creada por Gabriel Orozco, artífice del proyecto prioritario Chapultepec Naturaleza y Cultura. La última sala está ocupada con arte contemporáneo, “donde se usa el maíz como motivo para las piezas y donde la mayoría fueron hechas para Cencalli”. Pero la idea es que el lugar cuente con su propio acervo. 

A DETALLE

  • Productores artesanales ofrecerán quincenalmente sus productos
  • El restaurante se espera que funcione antes de que termine el año
  • 1500 libros especializados tendrá en su arranque el centro de documentación

MAAZ