PANORAMA SOCIAL

Daniel Dugan, el artista de los laberintos

Desde los 10 años de edad, Daniel Dugan comenzó a dibujar una línea continua que nunca tenía intersección con otra

SIGNOS. Este tipo de técnica se convirtió en su marca personal, ha llevado sus piezas a distintas exposiciones en el mundo. Foto: JDS Agencia
Escrito en CULTURA el

Basado en Hollywood, Dugan crea su arte en madera, metal, papel, y una diversidad de materiales para coleccionistas alrededor del mundo. Estuvo en México, en donde tuvimos oportunidad de platicar con él.

¿Cómo se te ocurrieron estos diseños?

Para mí era un juego de paciencia y precisión. ¿Podría llenar el espacio de una servilleta con el mismo espacio en una línea que nunca se juntara? Fue una forma para dejar que mi mente vuele, que se perdiera en la línea.  Mi meta era que no hubiera un patrón, el confiar que la línea divagaba caóticamente pero en una forma organizada, al igual que algunos eventos y emociones de nuestras vidas.

Cambiaste de profesión, ¿cómo sucedió esto?

Si, me gradué de biología/pre-medicina, y aunque la precisión de mis manos sería muy buena para las cirugías, algo sucedió al final de mis estudios, el instinto me dijo que no continuara con medicina, y yo le hice caso. Me mudé a Nueva York y estudié actuación, trabajé en el teatro, en el cine y televisión.  Esa profesión me llevó a Los Ángeles, pero todo el tiempo seguí dibujando en mi tiempo personal y privado. Una cosa llevó a la otra y tomé un espacio en un estudio para ser creativo, y de pronto así  empecé a ocupar todo mi tiempo. Todavía con mi fascinación por la anatomía y la conexión humana, he dibujado cráneos, cerebros, corazones y también úteros.

 Eres un artista autodidacta, ¿crees que el arte debe enseñarse o es un talento?

Me tomó un tiempo autodenominarme artista. Iba a tiendas de arte y compraba cosas que no sabía cómo usar. Claro que me hubiera gustado estudiar arte, pero para mí amo el tener que descubrir y no saber las cosas.

¿Cómo explicarías tu arte a un ciego?

Como una continua línea que nunca tiene intersección con nada, que tiene el espacio perfectamente delimitado, es un laberinto que si lo caminaras arriba siempre te moverías hacia delante hasta llegar al final. No hay callejones sin salida o puntos muertos nunca. Para mí es como la vida, observar y moverte hacia delante, aunque a veces no entiendas el porqué del momento.

¿Cómo afectó o influenció la crisis por la pandemia en tu trabajo?

Cuando comencé el encierro en Los Ángeles, pensé que sería sólo por un mes. Así que un amigo fotógrafo y yo nos encerramos e iniciamos un intenso proceso creativo. Hicimos foto shoots, hice un laberinto en el jardín de tamaño real, muchas cosas creativas. Después, como para todo el mundo, ha sido un tiempo raro, en donde he tenido que reinventarme y reimaginar mi carrera y formas de hacer dinero.  Atesoro el tiempo en que se crea un nuevo cuerpo de trabajo en solitud.

CREATIVO MÁXIMO

  • Expandió su arte a otras áreas, como joyería, productos de hogar y calcomanías.
  • Divide su trabajo entre la Ciudad de México y Los Ángeles.
  • Dugan se considera paciente y meticuloso al momento de crear.

Por Brenda Jaet

PAL