Pepe Soho: un camino hacia Mystika

El fotógrafo se ha convertido en un referente internacional de las maravillas de México y de otros lugares del mundo

Pepe Soho: un camino hacia Mystika
EXPOSICIÓN INMERSIVA. Mystica by Pepe Soho, 2021. Tulum, México. Cortesía: Pepe Soho

Si nunca has estado en Tulum o la Riviera Maya, o quizás tu más grande deseo es ir a Ushuaia, en Argentina, o ver los árboles de bonsái en Japón, incluso visitar algunas de las ciudades más icónicas del mundo, como París o Nueva York, el arte de Pepe Soho te dará una idea de lo que es estar ahí. El fotógrafo mexicano se ha convertido en un referente internacional de las maravillas naturales de México y de otros lugares del mundo, a través de grandes formatos que ofrecen al espectador la sensación de estar presente en el lugar retratado. 

Pepe Soho tenía una carrera exitosa como músico y diseñador, pero estos caminos lo dejaban un poco insatisfecho y él sentía que había perdido una parte fundamental de sí mismo. Él cuenta que la primera vez que fue a un retiro de meditación, su maestro le comentaba que “en algún momento de la vida empezamos a interesarnos en cosas mundanas, como el ser aceptado, tener éxito y demás cuestiones del ego. Y así, poco a poco, nos alejamos de nosotros mismos, de nuestra propia divinidad, hasta que llega el día en que te das cuenta de que estás herido y un poco perdido”. 

Después de una experiencia fundamental, durante un viaje de autodescubrimiento en India, Soho se reencontró con su pasión por la fotografía. En sus palabras: “Un día entendí que, si mi mente estaba absolutamente desocupada, mis pensamientos iban a terminar destruyéndome”. A partir de esa decisión, Soho empezó a frecuentar diariamente el Bosque de Chapultepec y a tomar fotos de árboles, ardillas y mariposas. “Mis pensamientos ya no estaban enfocados en mi historia, sino en cosas como: ¿a qué hora le va a pegar la luz a las ramas de ese árbol? o ¿con qué lente voy a fotografiar al colibrí que se alimenta del néctar de una flor?”.

La imagen que cambió todo para él fue una que capturó de un amanecer en la Antártida. “Estaba amaneciendo, salí a cubierta y pude presenciar el espectáculo más hermoso que había visto hasta entonces: un continente de hielo, completamente deshabitado por el ser humano. Había glaciares, ballenas, focas, pingüinos y quietud total, como si todo fuera un sueño”. 

A partir de este momento, Soho se ha dedicado a viajar y capturar imágenes de los paisajes más espectaculares y monumentos más icónicos; así como a fotografiar  animales, entre los que destacan los caballos, un animal al que le tiene un gran respeto por haber cambiado su destino. Él considera que la “imagen perfecta” es una fusión entre clima y tiempo que resulta en una fracción única e irrepetible, por lo que requiere una paciencia que solamente tiene alguien que está en contacto con sí mismo a través de sus alrededores. 

Ahora, con la exposición inmersiva de Mystika, que se encuentra en Tulum,  Soho nos presenta una experiencia multisensorial por el largo camino que ha trasitado, a través de una propuesta que une la naturaleza y la tecnología en armonía, así como una oportunidad de expresar su agradecimiento de llamar a este planeta su hogar.


avh 


Compartir