Así fue la HISTÓRICA visita de The Doors con JIM MORRISON a México

Durante su visita a México, The Doors aprovecharon para acudir a lugares emblemáticos de la capital. De esta manera se dieron tiempo de visitar la Arena México, la Plaza de Garibaldi, el mercado de la Lagunilla, el Museo de Antropología e Historia

Así fue la HISTÓRICA visita de The Doors con JIM MORRISON a México
Morrison en el templo de Queztalcóatl. Foto: Especial.

Un misterioso cartel con la figura irrumpe en la fachada de un pequeño local que tiene capacidad para mil personas. El lugar se llama El Forum, se encuentra en la esquina de Avenida Insurgentes y la calle Ameyalco, en la colonia Del Valle. El anuncio sorprende al tener el rostro de Jim Morrison junto con cuatro fechas de presentación del grupo The Doors, la agrupación que está siendo un fenómeno en los Estados Unidos.

La noticia de su presentación puso en alerta al gobierno de este momento. No había transcurrido más de 10 meses desde la matanza estudiantil en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el 2 de octubre, por lo que se consideró que no era conveniente realizar este tipo de eventos, sobretodo para evitar la reunión de jóvenes. El sistema político mexicano de ese entonces, desarticuló cualquier intento de vida nocturna para los adolescentes. A inicio de la década de los sesenta aparecieron los famosos cafés cantantes, donde grupos se reunían para oír y discutir música, estos locales fueron clausurados por el Departamento del Distrito Federal.

El Forum.
Foto: Especial.

Prohibición

En un principio, The Doors, integrado por Jim Morrison (vocales), Ray Manzarek (teclados y piano), Robby Krieger (guitarra) y John Densmore (batería), tenía contemplado una visita con cinco conciertos en la Plaza de Toros México, que cuenta con una capacidad de 40 mil personas. Esto como parte de su gira internacional para promover su más reciente álbum 'The Soft Parade', que fue mal recibido por la crítica especializada. Mario Olmos fue el promotor de esta visita.

Sin embargo, cuando todo ya estaba listo, las presentaciones en el recinto de la colonia Noche Buena fueron canceladas, con razones que a más de 50 años siguen sin ser aclaradas. En un artículo escrito por Jerry Hopkin para la revista Rolling Stone, se menciona que uno de los motivos podría ser el elevado costo de los boletos, una cantidad inalcanzable para la mayoría de los mexicanos. Pero la 'versión oficial' que se ha manejado desde entonces es que el presidente Gustavo Díaz Ordaz decidió prohibir las presentaciones de The Doors al tener muy presente el antecedente de Tlatelolco.

Se ha especulado que esta decisión fue un mero trámite burocrático, ya que nunca se pudieron conseguir las firmas de los organizadores para la realización del evento. Ernesto P. Uruchurtu, entonces regente de la Ciudad de México, habría improvisado un viaje para no otorgar su firma. Al muy similar pasó cuando The Beatles contemplaron a la capital mexicana como un punto dentro de su gira de 1965, pero los permisos fueron denegados por el regente de hierro.

La visita

A pesar de no contar con los permisos para tocar en un lugar masivo, The Doors reprogramaron sus conciertos en un pequeño local de la Colonia De Valle, que era frecuentado por los juniors de los sesenta. Ante la negativa del presidente, su hijo Alfredo Díaz Ordaz dio la bienvenida al grupo estadounidense. Incluso se rumora que el mismo Jim Morrison fumó marihuana en la residencia oficial de Los Pinos. Esta anécdota no ha sido confirmada, pero varios escritores la han retomado, como es el caso de Fernando Rivera Calderón.

Morrison y compañía ofrecieron cuatro presentaciones de el Forum del 27 al 30 de junio. Para promover el espectáculo se publicó un anuncio en la primera plana del periódico Excélsior. La llegada de The Doors a México pasó casi desapercibida por la prensa, pues Jim Morrison había cambiado su aspecto. Ahora lucía una gruesa barba y algunos kilos de más, algo que desconcertó al público capitalino. Aunque no eran la primera banda extranjera en presentarse en México, en ese momento eran la agrupación más famosa e importante de todos el continente americano.

Light my fire.
Foto: Especial.

Los conciertos de The Doors fueron irregulares. Los primeros shows fueron de primer nivel, con la banda complementándose de manera natural. Sin embargo, los últimos fueron de un nivel un poco menor, con Morrison casi arrastrando las canciones. Poco importó, los juniors mexicanos celebraron cada instante de la presencia de los estadounidenses, incluidas las palabras en español que pronunció Morrison para presentar a la banda.

Durante su visita a México, Morrison, Manzarek, Krieger y Densmore aprovecharon para acudir a lugares emblemáticos de la capital. De esta manera se dieron tiempo de visitar la Arena México, la Plaza de Garibaldi, el mercado de la Lagunilla, el Museo de Antropología e Historia y también se escaparon a Teotihuacán. También acudieron al Terraza Casino, otro club nocturno donde tocaba Javier Bátiz y que se encontraba a unas cuadras del Forum sobre Avenida Insurgentes.

Morrison en el Museo de Antropología.
Foto: Pinterest.

Por desgracia existe muy poco material auditivo de la visita de The Doors a la Ciudad de México, pero no deja de ser uno de los acontecimientos culturales más importantes de la capital de los últimos tiempos. Los sesentas fueron la década que encumbró al rock y el haber tenido la presencia de una de las agrupaciones más influyentes de la música popular no deja de ser sorprendente. Tras una semana, los angelinos dijeron adiós a México. Morrison se despediría del mundo en 1971 tras una sobredosis en París, Francia.

Por RODRIGO CASTILLO.


Compartir