Papá Noel deja una ÚLTIMA carta a los niños esta NAVIDAD ¿Será esto para siempre?

Esta carta está inspirada en las Cartas de Papá Noel de J.R.R. Tolkien y es nuestra última entrega de este año. Esperamos les hayan gustado

Papá Noel deja una ÚLTIMA carta a los niños esta NAVIDAD ¿Será esto para siempre?
Este texto está inspirado en las Cartas de Papá Noel de J.R.R. Tolkien. Ilustración: Marybel Arista

Este año, Papá Noel envió especiales cartas a los que leen la sección de Cultura en El Heraldo de México y para variar, tiene un par de cosas nuevas qué contar, porque parece que el Oso Polar tiene un segundo aire de juventud, pese a su avanzada edad y con ello tiene nuevas travesuras involuntarias que le ocurrieron.

Esta carta está inspirada en las Cartas de Papá Noel de J.R.R. Tolkien y es nuestra última entrega de este año. Esperamos les hayan gustado, pues fueron adaptadas con mucho cariño.

Cima del Mundo,
Polo Norte
Viernes 25 de diciembre de 2020

Otra Navidad y ya tengo un año más, igual que ustedes. 2020 años. Aun con todo, me encuentro bastante bien (muchas gracias por preguntar, Gerry) y no me tiembla tanto la mano. Se debe a que ya vuelve a funcionar toda la iluminación y las chimeneas, después del este frío y oscuro mes que recientemente pasamos, gracias a que el Oso Polar fundió por accidente toda la electricidad de la Villa Polar.

Apenas nos recuperamos del último incidente, y ¿Qué creen que hizo el Oso esta vez? ¡El jueves se cayó rodando por la escalera principal después de darse un baño!
 

¿Quién había dejado el jabón en el primer peldaño? ¡No fui yo!

Estábamos bajando el primer lote de regalos  desde los almacenes a la sala después de reempaquetarlos, debido a la inundación.. El Oso Polar se colocó una pila enorme sobre la cabeza y cogió un puñado con los brazos. Y ¡bum!, ¡madre mía, qué escandalera! Después, gritos y quejidos desconsolados.
 

Salí corriendo y vi que había bajado rodando la escalera con el hocico por delante y había dejado una estela de paquetes, bolsas de regalo y un montón de cosas más. Para colmo, había aterrizado encima de unos cuantos regalos y los había aplastado. Espero que no les toque ninguno de ésos por casualidad… Les he hecho un dibujo de lo que pasó. Al Oso Polar no le hizo mucha gracia que lo dibujara.

¡Pues claro que no!

Dice que mis dibujos navideños siempre lo dejan en mal y que algún año mandará uno él de mí haciendo el ridículo (aunque ya saben que yo nunca hago el ridículo, y además él no sabe dibujar).

Sí que sé. He dibujado la bandera del fondo.

Cuando consiguió ponerse en pie, corrió hacia el jardín y no se dignó ayudarme a recoger nada, porque me senté en un escalón y me eché a reír en cuanto vi que el estropicio no había sido muy grave.

Por eso sonreía la luna: pero tuve que recortar la parte en la que salía el Oso Polar enfadado porque la borroneó.

El Oso Polar cayó de las escaleras. Ilustración: 'Letters from Father Christmas'

Bueno, queridos míos, espero que les gusten las cosas que les he traído: están casi todas las que pidieron y algunas que no mencionaron y que se me ocurrieron en el último momento. Confío en que compartan con frecuencia los regalos que les traje y no piensen  que son única y exclusivamente del que los encuentre en su calcetín o bajo el árbol.

Este año ha sido difícil y lo mejor es que se apoyen unos a otros, aunque a veces haya malos ratos.

Esta Navidad será muy especial, porque estamos en medio de una pandemia, por eso les dejo regalitos extra como: Paciencia, mucho amor, comprensión y solidaridad. Úsenlos y cuídenlos bien, que son de mis mejores regalos.

También, le agradecemos infinitamente a El Heraldo de México por dejarnos mandarles estas cartas y así llegar a más niños. 

¡FELIZ NAVIDAD!! Les desea su Papá Noel y también del Oso Polar.
Nos vemos el próximo año.

¿Te gustaron las cartas? Aquí puedes leer las originales

 

Por Citli Toribio


Compartir