Arte Emergente, Elisa Romanoc (Ciudad de México, 1983)

En sus piezas abarca técnicas como la pintura, cerámica, serigrafía, bordado, arte objeto, grafiti, esténcil, entre otras

Arte Emergente, Elisa Romanoc (Ciudad de México, 1983)
"NIGULHA" (MUJER EN ZAPOTECO), 2020. Técnica mixta sobre tela. Foto: Guillermo O’Gam

Su obra siempre está en constante reinvención a través del uso de distintos materiales y abarcando técnicas tan diversas como pintura, escultura, cerámica, serigrafía, bordado, arte objeto, grafiti, esténcil, entre otras.  En muchas de sus piezas retoma figuras de la cultura pop que mezcla con personajes anónimos o elementos que remiten a situaciones cotidianas y las coloca en un contexto inesperado para dotarlo de un nuevo significado. La misma fórmula la aplica con el lenguaje y las palabras: separándolas, mezclándolas o generando nuevos significados.

Estudió diseño de interiores y desde 2002 forma parte del Taller Beth Israel de Víctor Martínez y Elisa Álvarez. Ha expuesto de manera individual en la CDMX, Monterrey, y participado en exposiciones colectivas en México, EU, Italia y Canadá. En 2014 obtuvo el primer lugar en MADA (Make a Difference Award) en el Commffest Art, en Toronto.

¿Cómo definirías lo que haces?

Lo que hago describe la persona que soy. Soy una mujer a la que le gusta aprender sobre cualquier tema y establecer relaciones con diferentes tipos de personas. Mi obra la describo como una constante curiosidad por experimentar nuevas técnicas, siempre tratando de llevar el material a su máxima expresión.

"EL SUTIL ALETEO DE MI DESPERTAR". 2019. Cerámica en frío y esmalte sobre serigrafía impresa en tela. Foto: Guillermo O’Gam
"EL SUTIL ALETEO DE MI DESPERTAR". 2019. Cerámica en frío y esmalte sobre serigrafía impresa en tela. Foto: Guillermo O’Gam

¿Dónde encuentras inspiración?

Siempre había pensado que la inspiración la encontraba solamente en mi interior y en el mundo que me rodea, o a partir de la experiencia de un nuevo material.   Sin embargo, recientemente me he dado cuenta que la inspiración está también en el trabajo diario, en el momento en el que creo, ya que es cuando más utilizo la imaginación, y es también cuando empiezan a surgir un sinfín de ideas que nunca había pensado. Eso es lo que más me apasiona de mi trabajo.

¿Cómo describirías tu proceso creativo?

Mi proceso para trabajar no sigue una regla o metodología. Cada una de mis obras tiene un proceso distinto, ya que utilizo diferentes soportes, medios y técnicas. Por lo tanto, cada obra implica un desafío, ya sea por el material o por la idea que quiero transmitir. El reto que tengo es saber utilizar el proceso adecuado y tener los materiales a mi favor para poder obtener el resultado que imaginé.

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario


Compartir