JOYERÍA DE LUJO

Naturaleza viva: Daniela Villegas y su arte en el diseño de alta joyería

Su creatividad trasciende a sus piezas de alta joyería, que simulan insectos y animales. Daniela Villegas es la mexicana que pone el diseño de piedras preciosas en la mira

TENDENCIAS

·
Su creatividad trasciende a sus piezas de alta joyería, que simulan insectos y animales. Foto: Cortesía Daniela Villegas

¿ Cuándo empieza tu pasión por las joyas?

Desde que era chica, mi bisabuela coleccionaba joyas. Verla ponérselas, arreglarse y cómo las disfrutaba. Aunque eran piezas preciosas, siempre las trataba como juguetes de adulto, se divertía, y eso fue lo que hizo que no me parecieran intimidantes. Siento que muchas veces cuando te compras una joya sólo la usas en ocasiones especiales; ella desde chica nos hizo sentir que eran para disfrutarse, para usarlas, y creo que cada día es especial. Desde ese momento se me quedó esa idea que me encantaba.

¿Te expresas a través de tus diseños?

100 por ciento. Siento que me gusta describir lo que hago como arte y el vehículo para hacerlo es la joyería. El 99 por ciento de las piezas son únicas, todo tiene un concepto, una historia. Hay colecciones que puedes usar todo el tiempo y otras que son para momentos muy especiales en tu vida. Algunas son más fuertes para el mercado y no necesariamente son poderosas para mí, tal vez hay alguna que le tengo cierto cariño, porque me ayudó a sanar alguna situación. La gente sí me reconoce por ciertas colecciones como la de Backyard, la de los insectos, o Into the deep, que es de animales y monstruos del océano. Soy una mexicana viviendo en Los Ángeles; quería hacer una colección inspirada en México y que no fuera la típica cliché. Por eso la llamé Chromatic Paradise, porque México es un paraíso que está lleno de color, esa la empecé hace unos siete años. Hice ajolotes, piñatas, coyotes, nopales, serpientes, algunos animales que son representativos del país.

¿Está marcada tu identidad mexicana?

Sí, por el color y la creatividad. México es un país supercolorido y la gente es muy creativa, no sólo en cuestión de arte, sino en cómo solucionamos los problemas, en cómo vivimos, mismo en la tragedia siempre encuentran esa alegría, creo que sí es muy mexicana en muchos aspectos. Me encanta ser mexicana, mis hijos son mexicanos, hasta mi estilo tanto de vestir como de decoración es muy maximalista, lleno de colores, y encuentras de todo.

¿Qué tan difícil fue empezar una firma de joyería como mexicana en un mercado americano?

Se dieron muchos factores y sorpresas que hicieron que las cosas se fueran dando de manera muy orgánica. Hubo muchos ángeles, tanto conocidos como desconocidos, que impulsaron mi carrera. Cuando hablo de desconocidos me refiero a las personas que te van recomendando proveedores o gente que haga un trabajo en específico. Me mudé a Los Ángeles por una razón personal, era novia del que ahora es mi esposo; como me acababa de mudar, opté por empezar a hacer mis cosas, para así también tener tiempo para mí.

Todo el concepto desde el principio siempre fue calidad antes que cantidad, y que todo tuviera simbolismo y significado. La verdad es que mi esposo siempre ha sido un gran apoyo en mi carrera. Una de mis mejores amigas empezó trabajando conmigo desde el principio, seguimos trabajando juntas, y es mi mano derecha, mis joyeros son los mismos desde hace 17 años, todo ha sido muy familiar de cierta manera. Ha habido muchas altas y bajas, muchas apariencias que la gente muchas veces piensa una cosa y en realidad es otra. Creo que estoy donde tengo que estar, trabajo duro, y estoy rodeada de un equipo que me apoya y que hace que los sueños se vuelvan realidad.

Eres muy conocida por tus diseños de insectos. ¿Cómo llega tu inspiración?

Hay veces que la busco y hay veces que me llega. Soy mucho de confiar en los mensajes que la naturaleza me da, pero también viene mucho de mis sueños: los significados que tienen los voy anotando, y de ahí todo hace sentido. Si hablamos de un flamingo, entonces empiezo a hacer una investigación de cómo es su cuerpo y su mecanismo, un poco más biólogo, y sobre eso comienzo a hacer las piezas y adaptarlas. Me encanta la naturaleza y estoy rodeada de ella: en mi casa colecciono insectos, me encantan las flores y mi color favorito es el verde.

¿Qué es lo más complicado de plasmar la naturaleza?

La madre naturaleza es perfecta, y nunca voy a tratar de hacer un mejor trabajo que ella. Es una reinterpretación de mi visión y mis sueños haciéndole honor, observándola, escuchándola; el silencio, el viento, los pájaros, etc. No me gusta hacer algo completamente literal, porque sería una copia. Si me encuentro una hoja maravillosa no la agarro y la hago molde para de ahí sacar mi pieza. Sino que sobre esa hoja hago mi dibujo y una reinterpretación de eso. Hay algunos que están hechos con otras dimensiones y hay otras que sí trato de hacerlas lo más parecidas. La colección We Would, que es de los esqueletos de los animales, sí la hago lo más real posible. Por ejemplo, si el esqueleto del pichón tiene 200 huesos, tal vez la maqueta tiene 190. Hay otras colecciones que dan más pie a que sean más juguetonas y hacerlas más como fantasías. Para mí, las joyas son para tocarlas y disfrutarlas.

Ahora que eres mamá, ¿te ha cambiado la percepción de la belleza?

Sí ha cambiado, la parte creativa sigue, pero de otra manera. Ponerle mucho más énfasis en el mensaje que quieres dar con tus piezas, sabiendo que ahorita tengo un poco más de responsabilidad, ya que la marca es un poco más fuerte. Cuál es el legado que quieres dejar y también en cuanto a trabajo es más limitado. Encontrar ese balance entre pasar tiempo con tus hijos, con tu equipo y con cliente, ha sido complicado y a la vez es muy bonito ir poniendo tus prioridades y poderte adaptar.

*Conserva las piezas que su bisabuela le regaló. Ella fue su inspiración para comenzar una carrera de joyería.

*Daniela está casada con Sami Hayek, interiorista y hermano de la actriz Salma Hayek; tienen dos hijos.

FRASE

"Encontrar balance entre pasar tiempo con tus hijos, el equipo y tus clientes ha sido complicado, y a la vez muy bonito poner prioridades"

POR BEGOÑA COSÍO
FOTOS: CORTESÍA DANIELA VILLEGAS

MAAZ