MUJERES TRANS

Mes del orgullo: Oyuki, la madre transgénero de 6 hijos que debes conocer

Oyuki Martínez es una mujer que ha luchado mucho para ser reconocida como una madre trans

Oyuki nació hace 43 años con un cuerpo y un nombre que ya dejó atrás. Foto: EFE
Escrito en TENDENCIAS el

En este Mes del Orgullo o Month Pride, son muchas las historias que se deben reconocer, y una de ellas es la de Oyuki, una madre transgénero que cuida de 6 hijos, quienes todavía la llaman "papá Oyuki", y de quienes se siente orgullosa y feliz de poder ser su mamá. 

Oyuki Martínez es una mujer que ha luchado mucho desde que dejó la prostitución para ser reconocida como una madre trans en México y en su propio hogar. "Me siento feliz, me siento contenta porque estoy plenamente completa como mujer. A pesar de todas las dificultades con mis hijes, las instituciones y la sociedad, me siento feliz", comentó a EFE.

Esta admirable mujer y madre vive en un humilde hogar de la alcaldía Iztapalapa. En las imágenes que la agencia grabó de su vida, se le puede ver como intenta poner atención a las noticias, consigue poner paz entre Iker y Edwin, peleados por el celular, pide a Dónovan que vaya a comprar agua y ayuda a su madre, Tere, a cortar verduras para la cena. 

Oyuki cuida d 6 hijos. Foto: EFE

Su apoyo a otros mujeres trans y la comunidad

Suena su teléfono y se queda quieta por primera vez. Acaba de fallecer una mujer trans en situación de calle y debe hacer gestiones para evitar que las autoridades lleven el cuerpo a una fosa común.

Oyuki, nacida hace 43 años con un cuerpo y un nombre que ya dejó atrás, se desvive trabajando en la emblemática Clínica Condesa en tareas de prevención del VIH/sida para población vulnerable. Pocas como ella conocen tan bien la calle, porque en la calle se curtió desde los 15 años y aprendió a ser quien es.

"Los embates de la pobreza me llevaron a sumergirme durante 20 años en el trabajo sexual", explica mientras se seca el sudor veraniego que se desliza desde su rubia cabellera.

La violencia la empujó entonces a tomar conciencia de su identidad y sus derechos para salir de ese calvario; en 2012 se graduó en Ciencias Políticas y consiguió ser reconocida como mujer en el título sin haber hecho su transición todavía. "Para mi familia siempre ha sido difícil aceptar que yo era una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre, porque nunca me sentí legal en mi cuerpo", cuenta con entereza.

Lo cierto es que siempre destacó entre sus 11 hermanos y sigue haciéndolo, pues es la única que fue a la universidad y que logró cumplir su sueño: tener "una casa de ladrillo". En un rincón del predio familiar donde todavía habitan en chozas varios de sus hermanos, Oyuki levantó una casita donde acogió junto a su madre, Teresa, a los hijos que sus prójimos desatendían.

Sorey, Iker, Edwin, Dónovan, Neytan y Carlitos. Repite una y otra vez, con un orgullo que no le cabe en el pecho, los nombres de los que llama sus "hijes". La pequeña casa se convirtió en algo más que un hogar, un cálido refugio de paredes moradas donde recibieron el amor que no tenían y comieron los pasteles de cumpleaños que antes nadie les compraba.

Oyuki observa nostálgica el enorme retrato de cuando la mayor, Sorey, cumplió quince años. Hoy tiene 18 y estudia Psicología. Además el resto, que están en primaria, tienen calificaciones "excelentes", comenta satisfecha. "Ser una mamá trans en la Ciudad de México es complicado porque nos enfrentamos a una sociedad todavía muy excluyente, muy discriminatoria, que genera prejuicios", reflexiona.

Unos prejuicios tan arraigados que incluso los niños muchas veces se refieren a Oyuki como "papá" y a su abuela Tere como "mamá". "Mamá Tere me cuida y papá me compra cosas", justifica dicharachero Iker, de solo seis años.

"No tengo ningún hijo, pero los adopté como parte de mi ser", afirma. Foto: EFE


Tal es el sincretismo en esta "familia tan diversa" que el pasado Día del Padre, los niños festejaron a Oyuki regalándole maquillajes. La responsable de que la vean como la figura paterna que lleva el dinero a casa es la abuela Tere, quien los cuida mientras la madre trabaja.

Esta mujer menuda, algo coqueta y tradicional que hace prodigios en la cocina para alimentar a tantas bocas con una exigua pensión, nunca vio clara la transición de su hija.

"A mi mamá le sigue costando mucho trabajo y a la sociedad le cuesta mucho reconocer las múltiples formas de demostrarnos como hombres, mujeres y personas no binarias", comenta Oyuki.

Pero después de haber roto tantas barreras y haberse ganado el respeto del barrio, su mayor temor es otro, que le quiten a sus "hijes". Tras años de ausencia, el padre biológico de Edwin regresó y se lo llevó. Oyuki no tenía la potestad legal del niño porque faltan "políticas públicas" que lo faciliten.

"No tengo ningún hijo, pero los adopté como parte de mi ser. Me he quitado el pan de la boca para darles a ellos todo y que tengan las condiciones que yo no tuve", reivindica.

Con información de EFE

kyog