Tláloc se apodera de la CDMX, el dios de la lluvia llegó para quedarse; hoy volverá a llover

Tláloc era la representación del agua divinizada y de la fecundadora de la tierra, con la capacidad de enviar rayos, inundaciones y granizo para destruir las cosecha

Tláloc se apodera de la CDMX, el dios de la lluvia llegó para quedarse; hoy volverá a llover
Museo Nacional de Antropología e Historia. Foto: Twitter @PLATEMERGENTE

Después de las fuertes lluvias y granizadas de ayer en la Ciudad de México, el nombre de Tláloc se hizo presente en las plataformas digitales y en las conversaciones de quienes aseguraban que el dios quería enviar un mensaje oculto tras el derrumbe ocurrido en el Museo del Templo Mayor, en el Centro Histórico.

Y es que este museo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) cuenta con una sala dedicada enteramente a Tláloc, “el que hace brotar”. La sala 5 del Templo Mayor marca la mitad del recorrido y es ahí donde puede conocerse más del mundo agrícola durante la época prehispánica, la fertilidad de la tierra y la veneración al también conocido como dios de la lluvia.

Foto: Twitter @INAHmx

Una zona del Museo está enteramente dedicada a él

Tláloc era una deidad benéfica con un lado negativo. Era la representación del agua divinizada y de la fecundadora de la tierra, con la capacidad de enviar rayos, inundaciones y granizo para destruir las cosechas, de acuerdo con las antiguas culturas.

El más impresionante de sus adoratorios se ubicaba, precisamente, en el Templo Mayor de Tenochtitlán y su culto era uno de los más importantes en la época prehispánica, pues de él dependía el sustento de sociedades agrícolas. El lado norte de esta zona está enteramente dedicado a Tláloc y la zona sur a Huitzilopochtli.

Características de su representación 

Esta deidad es la más representada en el Templo en diferentes formas, por su carácter acuático se utilizaban símbolos como remolinos de agua, caracoles, conchas y peces. También se le representó el pinturas murales, esculturas y códices como una figura con círculos alrededor de los ojos y grandes colmillos que se volvieron algunos de sus rasgos característicos.

Foto: Twitter @mna_inah

Su cuerpo es pintado de negro, amarillo o verde y ostenta atavíos de jade, el símbolo del agua, un pectoral de oro y un palo serpentiforme, pintado de color azul, para representar al rayo. A este dios se le atribuye la eclosión, el brote, el florecimiento y el crecimiento de árboles y cosechas.

Tal parece que la cultura de los pueblos mexicas permanece en el imaginario colectivo de las generaciones actuales, pues cuando ocurre algún evento impactante que esté relacionado con la lluvia, el nombre de Tláloc sale a relucir y se convierte en tendencia a nivel nacional, pues la población continúa atribuyéndole la capacidad de desatar desastres acuáticos en la ciudad.

Se prevé que hoy, 29 de abril. también se presenten lluvias intensas en algunas zonas de la Ciudad de México. Se recomienda a la población estar pendiente de las actualizaciones meteorológicas y salir con todas las precauciones. 

aar


Compartir