Eufrosina Cruz, la inspiración hecha mujer

Desde pequeña, Eufrosina Cruz soñaba con lo que había más allá de las montañas de su pueblo; años más tarde se convirtió en la primera indígena en encabezar el Congreso de Oaxaca

Eufrosina Cruz, la inspiración hecha mujer
EJEMPLO A SEGUIR. Eufrosina es la actual titular de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano. Foto: Cortesía

“Cuando tienes firmes tus ideales y tus convicciones, el camino se vuelve menos complejo”, contó  Eufrosina Cruz Mendoza, una mujer que ha sido un referente en la lucha de la equidad de género y por los pueblos indígenas.

Actual titular de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano, Eufrosina tuvo que recorrer un largo camino para llegar al lugar en el que se encuentra. Ser señalada por su comunidad al decir “NO” a los usos y costumbres, ser excluida por ser indígena y discriminada por el hecho de ser mujer fueron algunos de los sinsabores que pasó desde que día que salió de su comunidad en busca de sus sueños.

¿Hace cuántos años comenzaste con esta lucha?

Desde que era niña. Cuando vienes de una adversidad en la que se te dijo que tienes que repetir la historia de tu mamá, ese uso y costumbre que se vuelve violación a los derechos humanos, en el que no entiendes por qué tienes que servir a tus hermanos, por qué eres la primera en levantarte con tu mamá y la última en dormir, y empiezas a decir "NO".

Cuando tienes un maestro que debe de caminar más de 12 horas, y estudias en un salón de piso de tierra, y que tus sueños se conviertan en entrar al mundo de tu maestro porque es el cuarto más bonito que tus ojos ven, y empiezas a cuestionarte ‘¿Por qué él sí duerme en una cama y yo no?’. Entonces empiezas a descubrir este don de la palabra, de la letra; la educación te transforma. Empiezas a rebelarte a esta cotidianidad, por lógica te vuelves rebelde porque empiezas a decir “no me gusta”, “no lo quiero”, y decides rebelarte, asumiendo las responsabilidades que eso conlleva.

AYUDA. Una de sus principales causas es apoyar a diversas comunidades indígenas. Foto: Cortesía

¿Qué responsabilidades tuviste que asumir tú?

Duele mucho aceptar esas responsabilidades. Te vuelves la anormal,  la loca. La primera fue cuando dejé mi casa y mi entorno, la segunda cuando llegué a un entorno que no era el mío; porque la gente te ve de pies a cabeza, porque hueles a montaña, porque tus facciones son diferentes, porque empiezas a vivir lo que es la discriminación.

¿Podemos decir que hay discriminación  por parte de tu comunidad y de la sociedad?.

Yo no le llamaría discriminación a mi entorno, porque no es su responsabilidad que nadie les ha enseñado que hay otras posibilidades; pero cuando llego a la ciudad, en donde ya son personas educadas que saben qué es el concepto de discriminación, es muy diferente.

ESTUDIOS. Tiene una licenciatura en Contaduría Pública y una maestría en Ciencias Políticas. Foto: Cortesía

En algún punto, ¿cruzó por tu mente dejar esto por la paz y regresar a tu comunidad?

Muchas veces. porque, vuelvo a decirte, la discriminación duele, porque llegas a un entorno que no es tuyo, pero cuando empiezas a decir “No, tan siquiera aquí voy a escoger quién me va a acompañar en la vida, no me lo van a imponer”, tan siquiera ya es una oportunidad. Entonces empiezas a ser más fuerte, a desafiar esas reglas y a pensar que un día vas a regresar al pueblo, ya convertida en ese maestro que caminaba y que me llevó el sueño de soñar, de ver más allá de la montaña, que había un infinito y que el infinito era mi sueño.

¿Cómo es trabajar en puestos en los que normalmente estamos acostumbrados a ver a hombres?

Imagínate, llegas a un espacio en donde se supone que debe de ser de los apellidos de esta cosa que se llama política, pero entendí que si no arrebataba estos espacios, pues nadie lo va a hacer, asumiendo las consecuencias que eso signifique, porque estar en la política tampoco es fácil, hay cuestionamientos, señalamientos por ser mujer e indígena, es doblemente complejo.

¿En qué punto crees que se encuentra México en este tema de la equidad de género?

Yo creo que vamos avanzando, falta mucho en las comunidades, de construir esta igualdad, en donde no se trata de confrontar, sino de que aprendamos a caminar en donde hombres y mujeres nos necesitamos, no queremos ir atrás ni adelante, sino que queremos ir a lado. Falta romper paradigmas, y también falta construir una gran alianza entre mujeres, porque de repente, las peores críticas de nosotras vienen de otra mujer.

PROYECTO. Dentro de sus próximos planes está lanzar un libro sobre su vida. Foto: Cortesía 

¿Cuál es el legado que quieres dejar, Eufrosina?

Primero, soy mamá de Diego, mi hijo tiene siete años y quiero, primero, que el día de mañana sepa que su mamá trató de construir una sociedad en donde ser hombre o mujer no defina tus oportunidades; que las niñas sepan que tienen oportunidades y que nosotros estamos tratando de que el camino sea menos complicado.

¿Cuál ha sido tu mayor logro en estos años?

Primero, ser mamá de Diego, en el tema persona; y en el profesional, haber logrado la reforma de la Constitución de mi país. Imagínate, la niña de la montaña que soñaba, que divisaba qué había más allá y que en octubre de 2014 estaba en la tribuna de su país, en donde dijeron que, por unanimidad se cambiaba la Constitución de su país, en el 2 constitucional, y que un párrafo era la propuesta de ella y que lo turnaban al Ejecutivo para su publicación. Cuando estaba en la tribuna se me vinieron flechazos de todas las etapas de mi vida.

Por Daniela Zambrano

avh 


Compartir