Pokemon es producto del DIABLO; ¿recuerdas esta LEYENDA de los noventa?

Después del arribo de Pokémon a la región occidental del mundo, el 27 de febrero de 1998, algunos sectores de la religión cristiana y católica iniciaron una campaña para nombrar a estos personajes como representantes del mal

Pokemon es producto del DIABLO; ¿recuerdas esta LEYENDA de los noventa?
Leyenda urbana de los noventa. Foto: Especial.

La humanidad lleva miles de años asociando a las criaturas con cuernos con la efigie del Diablo. Después del arribo de Pokémon a la región occidental del mundo, el 27 de febrero de 1998, algunos sectores de la religión cristiana y católica iniciaron una campaña para nombrar a estos personajes, encabezados por Pikachu, como representantes del mal, en este caso, provenientes del Infierno. Ante esta desacreditación, los niños y adolescentes vieron con mayor atracción esta serie.

Estas nuevas declaraciones se abrieron paso entre la población de los años noventa. El anime cuenta con personajes como Pikachu y Ash, que se preparaban para convertirse en todo un maestro pokémon. El fenómeno no se limitó a la serie televisiva, sino también se publicaron diversos videojuegos como Pokémon Red y Blue, que registraron miles de ventas para la consola de Nintendo. Esto fue aprovechado por las mentes conservadoras para reafirmar sus ataques.

Ligados al Diablo

Según estas voces, el demonio se postraba detrás de los personajes para emitir su mensaje a los niños de todo el planeta. Para los miembros religiosos, esto fue tomado como una amenaza que ponía en duda la misión de Dios en el mundo. Pikachu no solo era una conformación de un juego de palabras así como el sonido de los ratones que según los japoneses en sus letras se ocultaba el Dios de la reencarnación.

Pero otros señalaron que la manipulación era matizada. Esto no significa que Pikachu era un servidor del Diablo, sino que esta entidad maligna lo utilizaba para promover los comportamientos del demonio, según la perspectiva de los cristianos. En estos tiempos, los niños que tiempo después enloquecieron con el juego Pokémon Go, se maravillaron por todas las oportunidades que presentaba la serie.

En el Reino Unido se presentó un escándalo cuando ciertos niños de primaria adoptaron actitudes de mafiosos para poder adquirir la carta de Gengar, que fue muy cotizada en su momento. Al mismo tiempo, la carta de Mewtwo causaba revuelo entre los estudiantes, ante esto las autoridades decidieron prohibir todo lo que tuviera que ver con Pokémon. Por si esto fuera poco, algunos niños fotosensibles sufrieron ataques de epilepsia al ver la caricatura.

Juegos violentos

Detrás de la muy sorprendida sociedad conservadora que decidió culpar a la serie por sus deficiencias en la educación de sus hijos, se presentaron algunos casos de violencia cometida por jóvenes que fueron atribuidos a los videojuegos mucho más violentos como Mortal Kombat o Street Fighter. Ante esto, los religiosos fallaron en su intento por desprestigiar a Pikachu y compañía. A más de 20 años de distancia, Pokémon se mantiene vigente.

Hasta el momento, no existe alguna investigación que haya determinado algún indicador de que la violencia y los videojuegos o personajes fantásticos sean una combinación para influir a los jóvenes. La relación entre Pikachu y Satanás fue algo fallida, pero lo que se puede argumentar es que hace miles de años, el demonio fue relacionado con dragones y esta serie, que se convirtió en un fenómeno cultural, está repleto de dragones.

Con información de Digital Trends.

rcb


Compartir