LOBO GRIS MEXICANO,

Conciencia por la vida del lobo gris mexicano

Aunque el lobo gris mexicano estuvo a punto de desaparecer, más de 40 años de esfuerzos por mantener a la especie rinden frutos con el nacimiento de nuevas crías 

TENDENCIAS

·
INTEGRAL. El Museo del Desierto cuenta con laboratorio de paleontología, curaduría de plantas y un desierto viviente. Foto: Especial

El prejuicio y la ignorancia provocaron que el ser humano dejara al borde de la extinción al lobo gris mexicano. La caza continua de estos ejemplares dejó un vacío profundo en los desiertos del norte de nuestro país, encausando un daño irreversible en el ecosistema del que forma parte; sin embargo, con la iniciativa del Museo del Desierto en Saltillo, Coahuila, comenzó una lucha por mantener viva a la especie y en plena pandemia nació la camada más grande que se haya visto en cautiverio en nuestro país, con ocho lobeznos que ya superaron los siete meses de vida.

“Desde el 2007 el Museo del Desierto forma parte del programa de recuperación para el lobo gris mexicano, es una especie que estuvo a punto de desaparecer, de hecho se consideró extinta el vida libre desde mediados del siglo pasado, todo esto por una campaña de erradicación que les funcionó muy bien porque prácticamente acabaron con todos los lobos que había”, expresó Fernando Toledo, director de Fauna del Museo del Desierto.

“Pero hace poco más de 40 años, inicia un periodo de recuperación y hemos tenido diversos números de ejemplares, diferentes camadas y ahorita presentamos una de las camadas más grandes que ha nacido aquí, con ocho lobeznos”, agregó Toledo.

Los lobeznos, cuatro machos y cuatro hembras, sobrevivieron a la delicada fase de los siete primeros meses de vida y ahora, además de sus controles de talla y peso, se realizaron protocolos de medicina preventiva como desparasitación y vacunación, además de asignarles un microchip (más pequeño que un grano de arroz) que los identifique y les de un seguimiento individual en su desarrollo hasta ser adultos.

Anteriormente lugares como el Zoológico de San Juan de Aragón (en junio de 2020) o el Bosque de Chapultepec (en junio de 2019) anunciaron el nacimiento de camadas de lobos grises mexicanos; esta, en el Museo del Desierto, es la más grande que se ha registrado en cautiverio.

En la biodiversidad no hay fronteras: el ecosistema en que vive el lobo gris mexicano se encuentra al norte de México y sur de Estados Unidos y por ello, el Museo del Desierto es parte del Programa Binacional para la Recuperación de la especie, en el que están involucradas más de 50 instituciones de ambos países, que decidieron tomar responsabilidades ante los daños que ha causado el ser humano, en el desarrollo de su especie.

Por Katya López Cedillo